La última historia de David Mitchell no verá la luz hasta 2114

David Mitchell

David Mitchell, autor de varias novelas como El atlas de las nubes y Relojes de huesos, completó su último trabajo el pasado martes de madrugada. Se trata de una obra que no será leída por nadie hasta el año 2114.

Mitchell es el segundo contribuyente al proyecto de Future Library (Futura Biblioteca) del artista escocés Katie Paterson, para el que hace dos años se plantaron 1000 árboles en el bosque Nordmarka de Oslo. El primer contribuyente fue Margaret Atwood quien entregó un manuscrito denominado “Scribbler Moon” el año pasado y, a partir de entonces y durante los próximos 100 años, un autor entregará una historia que no será visto hasta 2114, cuando los árboles que fueron plantados sean talados para imprimir los 100 libros que hayan recopilado.

Los nombres de los autores serán revelados cada año uno y elegidos por un grupo de expertos y Paterson. Dichos autores harán un viaje al bosque que se encuentra por encima de Oslo cuando vayan a entregar sus manuscritos realizando una breve ceremonia.

“Es un poco de luz de esperanza en una época con noticias altamente deprimente que afirma que estamos en la posibilidad de que siga habiendo civilización en 100 años. Trae esperanza de que somos más resistentes de lo que pensamos: que vamos a estar aquí, que habrá árboles, que habrá libros y lectores, y civilización.”

Los colaboradores de la Futura Biblioteca tienen libertad para escribir lo que quieran: poemas, cuentos, novelas… y en cualquier idioma. El único requisito es que no deben hablar de su obra, no deben mostrársela a nadie y deben entregar una copia impresa y otra digital en la ceremonia de entrega en Oslo.

“Normalmente suelo pulir y abrillantar mi escritura. Actualmente lo hago en exceso pero esto fue muy diferente, escribí hasta el final del tiempo así que los dos primeros tercios fueron pulidos pero en la tercera parte no tuve tiempo. Y fue una liberación.”

El fundador de la Futura Biblioteca, Paterson, pidió a los escritores que abordaran el tema de la imaginación y el tiempo, ideas que pueden derivar en muchas direcciones.

Por su parte, David Mitchell sólo reveló el título de su manuscrito, “From me flows what you call time”, y lo hizo durante la ceremonia que tuvo lugar el sábado en los bosques de Noruega justo al lado de donde se plantaron los 1000 árboles de Paterson. El autor informó de que el título había sido tomado de una pieza de música del compositor japonés Toru Takemitsu, pero aparte de admitir que “es un poco más sustancial de lo que esperaba”, el autor no dijo nada más.

Su manuscrito, ahora entregado, ha sido sellado y se coloca al lado del trabajo de Atwood en una habitación de madera en la nueva biblioteca pública de Oslo que se abrirá en 2019.


Escribe un comentario