La Tontología, rescatada del olvido

Se vuelve a editar Tontología, el ingenioso título que el poeta Gerardo Diego dio a su «antología de poemas tontos o malos de poetas buenos». Y reaparece de la mano del Centro Cultural Generación del 27, una institución dependiente de la Diputación de Málaga que tiene por objetivo «salvaguardar la memoria y el legado intelectual de aquel amplio conjunto de creadores (escritores, artistas plásticos, científicos, humanistas, etc.) que conocemos como Generación del 27».

Estatua a Gerardo Diego

Estatua a Gerardo Diego / Foto de Wikipedia.

En el prólogo a la edición original, que se reproduce íntegramente en esta reedición, Gerardo Diego explicó: «Hubiese sido sencillo publicar versos malos de poetas malos. Pero eso no tenía gracia». Más interesante juzgó hacer otro tipo de recopilación: «[es] una conmovedora edificación el recoger algunos de los muchos resbalones de los poetas capaces de escribir versos buenos». Tan capaces de escribir versos buenos como Antonio Machado, Manuel Altolaguirre, Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez o Federico García Lorca. Como no podría ser de otro modo (¡que nunca falte la autocrítica!), también se incluye una composición del propio Gullén.

La ardua tarea de antologar estos resbalones la realizó el poeta en el suplemento Lola, el contrapunto humorístico a la revista Carmen, fundada por él mismo. Tal vez precisamente por este contexto, en el que el humor era protagonista, no se registran demasiadas reacciones airadas contra Tontología entre los ilustres poetas seleccionados. Una de ellas, sin embargo, sí que merece ser mencionada, a modo de excepción: la de Juan Ramón Jiménez, quién aseguró que todo respondía a una «campaña de Salinas, Guillén y sus amigos (…) para echarme abajo». Quizá simplemente nadie se tomó demasiado a pecho un juego literario en el que el propio autor firma como «El Tontólogo».

Referencias


Escribe un comentario