La precoz vocación de Truman Capote

Truman Capote

Normalmente a los escritores, salvo raras excepciones, el gusanillo de escribir les entra dese bien jóvenes.

Quizá el caso del conocidísimo Truman Capote haya sido algo fuera de lo normal debido a la gran precocidad de su vocación, que le llegó mucho antes de lo normal, como él mismo se ha encargado de hacer saber al gran público.

Gerald Clarke reveló en su día lo siguiente sobre este notable escritor:

“Había aprendido a leer antes de poner un pie en el aula y cuando todavía andaba con pantalón corto, con cinco o seis años, llevaba siempre consigo un pequeño diccionario con un lápiz y un papel para tomar apuntes. Después, en un rincón de su cuarto de la casa de Alabama Avenue instaló un pequeño despacho donde se pasaba las horas muertas sentado, tecleando relatos en su máquina de escribir”.

Y es que a veces uno apunta maneras en algo desde bien pequeño. Si se trata de un deporte, sea el que sea, lo más seguro es que algún cazatalentos esté alerta y le facilite las cosas al pequeño crack de lo que sea… pero estamos hablando de literatura… en esos casos pese a la temprana vocación el camino sigue siendo largo…

Más información – Las razones de Faulkner para dedicarse a la novela

Foto – Telemundo 47

Fuente – Escribir es un tic (Francesco Piccolo)


Escribe un comentario