La polémica del Comiket 2011 y su cosplay

Quizá ya os habéis enterado, pero esto va para los que no: el Comiket, el acontecimiento del año en Tokio en el cual se dan cita los autores de dôjinshi (manga autoeditado) atrayendo a decenas de miles de visitantes (impensable algo así a nivel español), ha añadido en su edición de 2011 unas modificaciones polémicas que nos retrotraen a épocas pretéritas: cuidadín con los disfraces del cosplay, porque si son “demasiado sexis”… no se podrá entrar.

Disfraces como este podrían provocar que sus propietarias no recibieran el permiso para entrar en las instalaciones del esperado salón, que se celebra desde hoy y hasta el domingo en la capital japonesa. La cuestión es que las normas, que según la organización “ya existían pero tenían que redactarse de una forma más clara”, dicen que no se permitirá mostrar más de un tercio de la piel del pecho, se entiende que de las participantes femeninas. Además, tampoco podrán ir en ropa interior ni bikini, es decir que este año no se verá a ninguna Lamu, por ejemplo.

Por otra parte, estará también totalmente prohibido no llevar ropa interior, aunque llevarla estropee el disfraz, con lo cual terminarán, de facto, los disfraces sensuales que no dejan de ser un reflejo de la indumentaria que llevan los personajes femeninos de tantos y tantos manga y videojuegos. Se pretende con esto evitar que los fotógrafos “pervertidos” hagan su agosto (nunca mejor dicho) en este acontecimiento, y coincide sospechosamente con el aumento de la censura y la persecución del manga y el anime con contenido erótico que empezó a aplicarse hace unos meses en la región. Por suerte, en nuestro país la censura en estos temas hace tiempo que es cosa de otras décadas y regímenes políticos, y cada uno (y una) puede disfrazarse de lo que quiera en los salones del cómic y el manga de nuestras ciudades.


Escribe un comentario