La obra poética de Miguel de Unamuno

tres fotos de Unamuno

Unamuno, pese a que en el tiempo en el que vivió dominaba e imperaba el gusto modernista consideraba que ese tipo de poesía no era más que un “halago meramente sensual de oídos pocos finos” por lo que su producción escapó a todo tipo de influjo moderno-simbolista. En cuanto a su métrica podemos observar que ésta oscila entre el verso libre y los metros y rimas tradicionales en los que el pensamiento y el sentimiento se funden en lo que cabría llamar poesía de la experiencia.

Además de la patria, que es una constante en sus escritos en los que analiza los problemas de la España de entonces que no eran pocos sino más bien al contrario, la familia y las reflexiones religiosas (recordemos que Unamuno fue educado severamente en el catolicismo) son otras de las constantes que se pueden ver una y otra vez a lo largo de su obra en la que el gusto por los paisajes castellanos también aparece de cuando en vez.

En cuanto a sus títulos, comienza editando “Poesías” obra de nula musicalidad lo cual buscó de manera consciente, que contrasta sobremanera con su siguiente obra “Rosario de sonetos líricos”, en donde como en su propio nombre se indica, todo está rimado. “El Cristo de Velazquez” siguiente producción poética unamuniana fue también de carácter religioso y está versificada en endecasílabos libres.

En “Rimas de dentro” las reflexiones metaliterarias son la base del escrito mientras que en “Teresa” emula en cierta manera a Bécquer para mostrar un intimismo de rima consonante.

La política y sus vivencias fruto de la oposición a Primo de Rivera se dejan sentir en “Poemario de la dictadura” en donde mediante sonetos y rimas consonantes habla de su destierro. Finalmente sale a la luz de manera póstuma “Cancionero” que es una especie de recopilatorio de poemas no editados muchos de los cuales son meros borradores.

Más información – Biografía de Unamuno

Foto – Lectura en Bergondo

Fuente – Oxford University Press


Escribe un comentario