La mosca de Virgilio

Virgilio

Virgilio, poeta romano de hace muchísimos años dejó una anécdota un tanto extravangante que daba muestra de su rareza y de su desmedido amor por los animales.

Se cuenta que el poeta tenía una mascota un tanto especial: se trataba de una mosca.

Cuando ésta murió la pena invadió el corazón del literato que decidió rendirle los honores que se merecía al pequeño insecto.

Para ello organizó un entierro de primera en el que se estima que se gastó más de un millón de euros (con los procedentes cálculos de actualización de la suma, claro está).

Y es que lo que contrató para despedir a su querido amigo era verdaderamente espectacular: una orquesta que tocase mientras se enterraba a la mosca en una tumba especial construida para la ocasión y una comitiva de plañideras que acompañaron al miniféretro desde que salió de casa hasta que llegó al lugar en el que iba a ser depositado.

Se puede afirmar que Virgilio tiró la casa por la ventana para despedir a su alado compañero, el cual podría estar orgulloso de la huella que dejó en este conocido literato de la antigüedad, que por cosas como esta tiene fama de loco…

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Argonautas Perdidos

Fuente – Hamyguito


Escribe un comentario