La Feria del libro de Teherán, esa gran desconocida

Gran Bazar de Teherán

En pocos días dará comienzo la Feria del Libro de Madrid, visita obligada para escritores, editores y lectores de toda España en primavera.

Sin embargo hoy vengo a hablar de otra feria del libro que ha acabado su edición de este año y que a muchos sorprenderá: la Feria del libro de Teherán.

Estamos tan avasallados a través de los medios de comunicación con la idea de que en Oriente Próximo hay guerras, que muchos ya ni pensamos que pueda existir algo más allá en estos países.

Por suerte no es así y muestra de ello es la Feria del libro de Teherán (Irán), la más grande de Oriente Próximo y una de las más grandes del mundo. Y es que, aunque no lo sepamos, Irán es un país con una larga tradición literaria.

Dicen que los universitarios en Irán pegan en las paredes de su habitación estrofas de sus poemas preferidos y en lugar de estrellas del pop o el rock, cuelgan fotos de poetas como Hafez, Rumi o Saadi. Hay auténtica devoción por al poesía en este país, que cuenta con más de 2.500 años de tradición literaria.

Este año ha sido la XXVIII edición de la Feria Internacional del Libro de Teherán, la más concurrida del mundo, con una media de cinco millones de visitantes cada año. A ella acuden masivamente gente de todo el país en busca de títulos imposibles de encontrar en las librerías locales.

Más de 60 países, un tercio de ellos árabes y varios latinoamericanos, participan en este encuentro literario en el que España no está presente, a pesar del creciente interés entre los estudiantes iraníes por la lengua española.

Este año la literatura hispana ha estado representada gracias a México con la conferencia del poeta y profesor Aurelio Asiain en la que se buscó reducir la distancia y el desconocimiento entre las culturas de Irán y México.

A pesar de esto, Irán no despierta interés para los editores españoles. En la Feria del Libro de Madrid que se inaugura en unos días, tampoco habrá representantes persas.

Una curiosidad que nos hace darnos cuenta de lo inmensa e inabarcable que es la literatura.


Escribe un comentario