La estafa piramidal y Larra

larra
Mariano José de Larra es uno de los más importantes escritores del Romanticismo español, además de un sobresaliente periodista y un buen político. Escribió más de doscientos artículos periodísticos en poco menos de ocho años, y siempre bajo seudónimos tan conocidos como Fígaro, Duende, El pobrecito hablador y Bachiller.

Con autores como Gustavo Adolfo Bécquer, Rosalía de Castro y Espronceda, se le considera la cúspide de la literatura del siglo XIX dentro del género del Romanticismo español, por lo que es uno de los autores más conocidos y famosos y ha recibido muchas muestras de carió e idolatría por parte de autores como Zorrilla o Azorín, tras su temprano suicido con 27 años.

Pero lejos de la literatura, Larra tuvo una vida, que como buen romántico puso fin por mal de amores con un suicidio siendo aún joven, aun que le dio tiempo a tener varios hijos, y es de la tercera hija de la que ha quedado un legado no tan bueno y honesto como el de su padre.

Baldomera es como se llamaba la tercera hija de El pobrecito Hablador, hija que ha pasado a la historia no por ser sólo la hija de Larra, un gran honor, sino por ser la creadora de la estafa piramidal, la que inventó allá por 1876, cuando se le ocurrió pedirle a una vecina una moneda de oro como préstamo, prometiendo que le devolvería dos monedas de oro al mes siguiente.

Con esta cancioncilla le fue a varias personas, y consiguió bastante acierto en esta estafa, ya que al poco de varios meses Baldomera contaba con haber estafado más de 22 millones de reales, que para la época era una cantidad bastante interesante.

Ciento treinta y dos años más tarde, el financiero Mardoff siguió los pasos de Baldomera con incluso más acierto que ésta, con la misma idea de devolver lo prestado con más ganancias, se calcula que Mardoff estafó alrededor de 37.500 millones de euros.

Son varios los ejemplos a gran escala que se han llevado de esta estafa piramidal, como el estafador William Miller (1899) o el “esquema Ponzi” (1920), pero el dudoso honor de la invención de esta estafa la tiene la hija de uno de los máximos exponentes de la literatura española del siglo XIX, la señorita Baldomera.

¿Cómo terminó la historia de Baldomera? Fue conocida como “la madre de los pobres”, pero cuando fue descubierta huyó con su marido, aun que tuvo que volver y la justicia la apresó, pero finalmente fue absuelta.

Más información – Stephen King y Joyland


Escribe un comentario