La elegante respuesta de Rubén Darío

rd1914_opt

Rubén Darío, además de ser un escritor ampliamente reconocido era un habitual de la escena política y llegó a ocupar el cargo de cónsul de Nicaragua en Francia.

Cierto día le tocó representar a su país en una fiesta en los Campos Elíseos de París, la capital francés, a la que obviamente había que asistir de etiqueta.

Rubén Darío se vistió como se le exigía, pero como es obvio, sus rasgos delataban su procedencia, algo que llamaba mucho la atención de la mayor parte de los rancios asistentes a dicho encuentro, que no estaban aún muy acostumbrados a compartir estancia con personas del continente americano.

Pensando que no sería entendida, una estúpida señora dijo al paso del poeta “A leguas se nota que es un indio, solo le falta la pluma”.

Rubén Darío, haciendo buen uso de la polisemia se dirigió con educación a la señora y sacando una estilográfica del bolsillo contestó de la siguiente manera:

– Se equivoca usted señora, la pluma la tengo aquí. Estoy además seguro de que soy capaz de usarla muchísimo mejor que usted.

Sin duda un buen hachazo a los prejuicios de la boba señorona a la que se le subieron los colores de inmediato.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Alberto Acereda

Fuente – Libros en red


Escribe un comentario