La diada de Sant Jordi en la Biblioteca de Cataluña

El 23 de abril se conmemora la muerte de San Jorge que ocurrió el mismo día del año 303. En Cataluña, la llamada diada de Sant Jordi se considera una de las fiestas de más tradición y se celebra por todo lo alto. La costumbre dicta que los enamorados se regalen libros y rosas, las Ramblas de Barcelona se llenan de paradas de venta de flores y los libreros también ocupan las calles en muchos pueblos y ciudades.

Sant Jordi en Las Ramblas

Sant Jordi en Las Ramblas. / Foto de www.viajar24.com

Para un día tan señalado, no es de extrañar que la Biblioteca de Cataluña prepare un programa de actividades especial. De entrada, invita a todos los ciudadanos a visitar las instalaciones: ofrece una jornada de puertas abiertas desde las diez de la mañana hasta las ocho de la tarde. Desde su web se animan a todo el mundo a acudir:

Los fondos de la Biblioteca de Cataluña son ricos y variados, recogen el testigo de la creación literaria, artística y científica producida a lo largo de muchos años. Se trata de un legado patrimonial irrepetible, construido a través de compras financiadas por la institución y donativos de muchas personas, entidades y organizaciones que con su apoyo han colaborado en la formación de un conjunto bibliográfico de máximo interés para el país.

Durante la visita, que podrá hacerse guiada o de manera libre, se podrá disfrutar del magnífico edificio gótico del antiguo hospital de la Santa Cruz.

Pero hay más. Los que se decidan acercarse podrán, entre otras cosas, ver una muestra sobre la figura del compositor Isaac Albéniz en el centenario de su muerte; una selección de facsímiles especialmente preparada; algunas de las últimas adquisiciones, entre ellas obras del dibujante y pintor Cesc (Francesc Vila i Rufas) y documentos de la agrupación folclórica Esbart Verdaguer; o visionar un documental sobre la historia, las colecciones y los servicios que ofrece la Biblioteca.

Biblioteca de Catalunya

Biblioteca de Catalunya / Foto de Xavier Caballé

A pesar del incentivo que supone este nutrido programa de actividades, a la luz de las fotografías parece que cualquier excusa es válida para visitar las instalaciones de la Biblioteca de Cataluña, aunque solo sea para contemplar el edificio. Y qué mejor día que un 23 de abril.

Referencias


Escribe un comentario