La chica del viernes CLXI: Lady Deathstrike

La chica del viernes de hoy viene con las uñas afiladas, y no en sentido metafórico preciasamente, porque estamos hablando de Lady Deathstrike, o como se la conoce por España, Dama Mortal.

De nombre real Yuriko Oyama, su primera aparición en los cómics data de agosto del 83, con lo que no es ninguna recién llegada, curiosamente en la colección de El Hombre sin Miedo, donde aún no era más que una humana, sin su parte mecánica, ayudando a Daredevil en la lucha contra su propio padre, Kenji Oyama, más conocido como Lord Dark Wind. Tras matarlo, Yuriko perdió a Kiro, el hombre por el que había arriesgado su vida, y que se suicidaba al ver como su maestro (el padre de Yuriko) había muerto. Trastornada por todo esto, Yuriko decide ir a por todo aquel que tenga algo que ver con el adamantium que obsesionaba a su loco progenitor. Y claro, hablando de adamantium tiene la mala suerte de toparse con el que lo lleva en los huesos, Lobezno, que la derrota con ayuda de Vindicador.

Después de esto se fue a lamerse las heridas al Mojoverso, donde Espiral le proporcionó las partes cibernéticas que adornan su cuerpo, incluyendo huesos y garras de adamantium. Con nuevo equipo, y ya siendo Lady Deathstrike, se ha enfrentado unas cuantas veces con Logan, ya sea en solitario o como parte de Los Cosechadores, el grupo de Donald Pierce. Una vez desmantelado el grupo por Los Centinelas, se lo volvió a montar por su cuenta, hasta que ha sido reclutada de nuevo para ese particular grupo de héroes extremos que es Los Thunderbolts, en su última versión.

Sus poderes incluyen fuerza, velocidad y agilidad superhumana propias de su condición de cyborg. Además, posee el esqueleto de adamantium y unas garras que en vez de salir de los nudillos como a Lobezno, le salen de los dedos, de ahí el chascarrillo del comienzo.

Aquí debajo os dejo con una ilustración de Mark Brooks, que muestra bien a las claras la personalidad un tanto esquizoide que tiene la pobre Yuriko.

Buen fin de semana a tod@s.


Escribe un comentario