“La celda de los inocentes”, un libro que pone en jaque al actual protocolo de detención sobre la Violencia de Género en España

"La celda de los inocentes", un libro que pone en jaque al actual protocolo de detención sobre la Violencia de Género en España

La celda de los inocentes es el libro con el debuta  Francisco J. Lario, que edita Editorial Círculo Rojo. El autor, que pone en jaque al actual protocolo de detención sobre la Violencia de Género en España, presenta toda una exposición de testimonios reales de hombres víctimas de denuncias falsas a través de la actual ley. “Hombres que tras la llamada por parte de su pareja o expareja y aún siendo inocentes del delito por el que se les acusó, han sido detenidos, esposados y encerrados en un calabozo. Muchos han perdido su casa, su dinero, su trabajo y sus hijos”, tal y como explica el autor.

Seguro que conoces algún caso, aunque no sea cercano, de alguien que ha sido denunciado injustamente por malos tratos. Personalmente tuve ocasión de hablar del tema con un policía nacional hace años, y la situación es deprimente. No solo para los hombres que se encuentran desamparados si la denuncia es falsa, sino porque esto también afecta a las mujeres que realmente son víctimas de violencia de género. 

Tras tres años de recorrido, investigación y entrevistas por toda España, Francisco J. Lario  publica el libro La celda de los inocentes – Denuncias falsas por maltrato, una realidad oculta como una “absoluta necesidad de hacer público y sacar a la luz este denigrante tema para tantos y esta cruda realidad que deja destrozados a tantos hombres a través de la actual Ley Integral sobre la Violencia de Género en los casos de denuncias falsas”.

Revisado y aprobado por dos abogadas y una juez, a lo largo de esta obra el autor asegura que el lector encontrará 30 desgarradores casos reales de hombres víctimas de este tipo de denuncias, una entrevista a un miembro de la Policía Nacional del SAF (Servicio de Atención a la Familia) en la que cuenta con todo detalle el protocolo real de detención ante estas denuncias y su manera de actuar aún en los casos en los que ven claros indicios de que la denuncia pueda ser falsa; una entrevista a una juez en la que su última frase es: “Soy mujer, y como juez, he llegado a repudiar mi profesión”; otra entrevista a una abogada, la cual relata cómo ha llegado a expulsar de su despacho a varias clientes tras proponerle éstas interponer una denuncia falsa contra su pareja; un capítulo en el que intento trasladar al lector el sufrimiento de los miles de niños perjudicados con este tipo de denuncias y sentencias; un Manual de ayuda para todo aquel que sea denunciado a través de una denuncia falsa amparada en la actual Ley sobre la Violencia de Género, así como definiciones de términos jurídicos de interés para toda persona que esté atravesando un proceso de separación o divorcio…

Francisco Lario señala que el libro va dirigido “a toda la sociedad en general, pues por cada hombre inocente encerrado y separado de sus hijos, hay detrás multitud de mujeres que también sufren las consecuencias, como sus hermanas, madres (que no solo tienen a un hijo encerrado tras unos barrotes sino que automáticamente “pierden a sus nietos” con las órdenes de alejamiento impuestas a los acusados), abuelas, amigas, nuevas parejas…” 

“He querido ponerle voz a los miles de hombres que injustamente han sido alejados de su hogar y sufren las consecuencias de esta ley, por supuesto, centrándome en los casos de denuncias falsas. Soy el primero que insto a que al verdadero maltratador hay que perseguirlo, denunciarlo y castigarlo, pero no al inocente. En este libro no describo ni nombro los casos en los que crueles, violentos y desalmados ¿hombres? maltratan física o psicológicamente a una mujer. De esto, lógicamente, ya se encargan otros medios”, sentencia Francisco J.Lario.

El libro está repleto de injusticias reales, de historias conmovedoras de hombres que gritan a los 4 vientos y necesitan ser escuchados.

 

 

Puedescomprar La celda de los inocentes aquí.


2 comentarios

  1.   pilar raposo dijo

    hola soy pilar yebo cerca de tres años con mi pareja el esta denunciado x presuntos malos tratos x su exmujer le puso la denuncia la puso su ex en el año 2012 y asta en octrubre del año 2015 no se celebro el juicio y aun yebamos testigos como a su propia madre de ella y no la quisieron cojer como testigo el mismo juez digo q que parentesco tenia con la supuesta victima el tiene cuatro hijos en comun la mas mayor tiene 14 años la tenemos nosotros y los otros tres los tiene ella .
    el es un hombre incapaz de acerle daño a ninguna mujer ademas contratamos aun detective q tiene pruebas de q el q era maltratado era ella a el no al contrario q lo dice todo el mundo lo unico q nadie quiere ablar x muedo a la pareja de ella y muchas mas cosas me gustaria q ablaramos este es mi numero 633650126 necesitamos ayuda e ido tanbien al defensor del pueblo y no pueden acer nada por favor ponerse en contacto con migo le piden dos años y tres meses a mi pareja x una cosa q no a echo lo unico q me queda por acer es q lo sepan los medio de comunicaciones x q estoy desesperada tanbien no esta ni divorciado despies de cuatro años de juicio y para colmo estamos otra vez desde el principio x q el sicologo q yebaba el caso no tenia el titulo y por eso estamos en lo miso ayuda por favor gracias x leer esto

  2.   Petrus Hernández dijo

    El libro está muy bien y me gusta que ya se comience a derrumbar el muro de la falsa igualdad. Pero el autor, cae en el mismo error que muchas otras personas, incluyendo a muchas que están en contra del abuso de las leyes que existen contra el hombre. Me estoy refiriendo a que en varias ocasiones, menciona el problema del maltrato, como si sólo hubiera mujeres maltratadas y no hombres, por ejemplo cuando dice reconocer que “las mujeres maltratadas tienen que ser protegidas por el estado”, en lugar de decir que “las personas maltratadas (sean hombres o mujeres), tienen que ser protegidas por el estado”. También cuando menciona que “si un hombre maltrata a otro hombre o una mujer maltrata a otra mujer, ello no es un delito, sino una falta”, se olvida de añadir: “o si una mujer maltrata a un hombre…”.

Escribe un comentario