Kafka o el hombre de tus sueños

Franz Kafka

Como ya hemos comentado en numerosas ocasiones con motivo de otras anécdotas sobre el gran Franz Kafka que os hemos ofrecido, el escritor alemán era un hombre inteligente y con una cabeza muy rápida que le dotaba de un ingenio tremendo que no solamente usaba para componer sus obras sino para salir airoso de los pequeños lances de la vida que podría resultar embarazosos o tristes tanto para él como para los que lo rodeaban.

Si en otra ocasión hemos hablado de la poética manera en la que supo consolar los llantos de una niña que había perdido a su muñeca favorita y a la cual envió correspondencia en nombre de la muñeca durante bastantes meses, hoy hablaremos de su delicadeza a la hora de disculparse con el padre de un amigo al que despertó sin querer.

Resulta que Kafka entró en casa de un amigo al que iba a visitar y sin querer despertó a su anciano padre.

Kafka lo miró y con el más dulce de los tonos dijo mientras proseguía su camino de puntillas:

-Discúlpeme caballero. Haga el favor de considerarme un sueño.

Más información – Anécdotas literarias, entre la ficción y la historia


Escribe un comentario