Juan Marsé y la necesidad de ampliar horizontes

Foto de Juan Marsé

Vivir de los poemas o novelas que uno escribe ha sido desde muy antiguo una de las principales dificultades de muchos de los grandes literatos de la historia.

Antiguamente existían los mecenas, personas que confiaban en el arte de uno y lo mantenían para que éste pudiera seguir creando, pero con el paso de los años esta figura ha desaparecido y en los últimos siglos… no ha quedado otra para los escritores que buscarse oficios complementarios para de alguna manera completar los ingresos que obtenían por sus creaciones.

Juan Marsé ha sido uno de ellos, pero lejos de tomárselo como una molestia ha sabido ver el lado positivo del asunto, tanto por las aportaciones que eso le hizo a su vida personal como por la manera en que ello enriqueció sus propios escritos.

Esto fue lo que dijo:

“Siempre me ha ido muy bien trabajar media jornada fuera de casa, fuera de “la cocina” del escritor, y tener contacto con “la calle”. He trabajado en publicidad, hice traducciones, trabajé en una librería, luego estuve en París. A veces he trabajado en cosas que no tienen nada que ver con la literatura, lo cual no me importa, al contrario, era una especie de relax”.

Más información – Delibes y lo que es trabajar

Foto – Filmoteca

Fuente – Escribir es un tic (Francesco Piccolo)


Escribe un comentario