José María Merino pronuncia hoy su discurso de entrada en la Real Academia Española

El novelista y cuentista José María Merino entra hoy en la Real Academia Española. Ocupará el sillón ‘m’ que dejó vacante el catedrático de literatura comparada Claudio Guillén, con quien llegó a coincidir en algunas ocasiones. Considera a su antecesor «una persona afable y cercana, que tenía impregnada de una gran cultura histórica y artística su universal sabiduría literaria».

José María Merino. / EFE

José María Merino. / EFE

Ficción de verdad es el título elegido por el nuevo académico, que dice sentir «una cierta responsabilidad y desazón muy placentera» por su nuevo cargo, para su discurso de ingreso. En él reflexionará acerca del hecho de que los humanos empezáramos a interpretar la realidad a través de mitos, de cuentos, de ficción al fin y al cabo. En una reciente entrevista concedida a El Cultural lo explica así:

El ser humano es lo que es porque un día descubrió la ficción, como modo originario de comprender la realidad. Está en nosotros, nos pertenece naturalmente aunque la hayamos ido depurando con el racionalismo. Sigmund Freud, de hecho, escribió su teoría del alma utilizando como fuente textos literarios. La historia del corazón humano está en la literatura.

Explicando esta hipótesis en toda su extensión es como empezará José María Merino su andadura como académico, algo que según explica «nunca fue una meta», pero sí «ha resultado una culminación» a su trayectoria. Recibe el encargo como «uno de esos regalos que te hace la vida» y a la luz de la ilusión que reflejan estas palabras seguro que agradece a Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo y Arturo Pérez-Reverte que presentaran su candidatura. De hecho, dice estar donde está «gracias a algunos valedores». «Estar con las palabras y con el español me agrada», sentencia.

Sitio de Tarifa inicia la bibliografía de Merino, pero «nunca más» tras su publicación en 1972 volvió a dedicarse a la poesía. Ha demostrado, eso sí, gran versatilidad, cultivando varios géneros y registros. En el cuento y la novela, encontró los espacios en los que se sintió más cómodo. Su última obra hasta el momento, La sima, trata según el autor sobre «la manía fratricida» y «la tendencia a la confrontación» de los españoles.

Referencias


Escribe un comentario