Isaac Asimov… de casta le viene al galgo

Isaac Asimov

Ni que decir tiene que la expresión oral fluida (y por tanto gran parte de las dotes y habilidades para la expresión escrita) es algo que se aprende desde bien pequeño y que se ve favorecido por el ambiente en el que uno se mueve. Aquellos cuyos padres se expresan bien, con buenas construcciones y un léxico rico, tienden a desarrollar una gran capacidad lingüística que plasman por consiguiente en sus escritos.

Esto es algo que la madre de Isaac Asimov sabía bien, pero que el profesor de inglés de esta desconocía a tenor de lo que ocurrió cierta vez.

Resulta que, tras vender el negocio familiar, la mujer quiso aprovechar su tiempo libre para aprender idiomas y ampliar así su cultura, y por ello se apunto a una escuela nocturna en la que aprendía inglés.

El profesor les mandaba constantemente redacciones y otro tipo de escritos como cartas o pequeños relatos para que practicaran su expresión en dicho idioma.

Un día, reflexionando sobre el apellido de su alumna se atrevió a preguntarle si era la madre del famoso escritor Isaac Asimov.

Ella orgullosa contestó que sí.

Entonces el profesor dijo:

-Eso explica porqué usted escribe tan bien.

Ella, tirando de lógica, y un tanto desconcertada llevó la contraria al profesor y apuntilló lo siguiente:

-No, en todo caso eso explica por qué él escribe tan bien.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Vavel


Escribe un comentario