Los Premios Nobel de Literatura que su fueron a África

Medalla Premio Nobel

Esta semana se han hecho públicos los ganadores de los Premios Nobel y hemos podido ver cómo el de literatura se lo ha llevado el francés Patrick Modiano.

Haciendo un repaso por la historia de estos premios, instaurados por el químico sueco e inventor de la dinamita Alfred Nobel en 1895, vemos que hay pocos ganadores provenientes del continente africano, siendo Sudáfrica el país con un mayor número de premiados. Hoy propongo un repaso por algunos Nobel de literatura africanos.

En 1988 el escritor egipcio Naguib Mahfoud (1911-2006), obutvo este prestigioso galardón. Fue el primer escritor en lengua árabe en conseguirlo, además de ser uno de los primeros árabes en ahondar en el tema del existencialismo. Autor de más de cincuenta novelas y más de trescientos relatos, su obra está en su mayor parte traducida al español.

También en la década de los ochenta, en 1986, el nigeriano Wole Soyinka (1934)  se alzó con el premio. Es el único nigeriano y el primer autor negro en recibir este galardón. Durante la guerra civil que asoló Nigeria fue encarcelado y se vio obligado a escribir sus poesías en papel higiénico.

Albert Camus, quizá el más conocido de todos, lo obtuvo en 1957. Aunque tenía nacionalidad francesa, ya que nació en Argelia cuando este país era protectorado francés, supo transmitir la esencia de su país. Considerado uno de los filósofos existencialistas más célebres del siglo XX, sus obras más conocidas son El Extranjero y La Peste.

La única mujer africana en ganar un Nobel de Literatura hasta la fecha es Nadine Gordimer (1923-2014), originaria de Sudáfrica y que lo obtuvo en 1991. Sus obras son de una gran sobriedad y perfección estilística. Activista política, siempre preocupada por los problemas sociales, ha usado su obra como arma contra la injusticia.

Aunque europeos y norteamericanos están a la cabeza en premios, está bien recordar a esos escritores que fueron reconocidos y que a través de sus páginas nos muestran la verdadera realidad del continente africano.


Escribe un comentario