Hemingway y la palabra correcta

Ernest Hemingway

Al igual que quien tiene un padre médico y le dice “Papá, mírame la garganta”, los hijos de los escritores suelen darles a corregir sus primeros trabajillos o incluso redacciones académicas, sabedores de que mejor que papá nadie podría hacer una corrección previa.

Esto puede dar lugar a curiosas anécdotas como la que os vamos a referir a continuación que tiene al grandísimo Ernest Hemingway como protagonista.

Se cuenta que en cierta ocasión su hijo dejó en sus manos un manuscrito que le pidió que corrigiera y ciertamente eso fue lo que éste hizo.

Sin embargo el resultado no fue del agrado del autor del manuscrito, no por exceso de correcciones, como cabría esperar, sino más bien por todo lo contrario.

Y es que el bueno de Hemingway, viendo que lo que había escrito su vástago estaba verdaderamente bien se limito a cambiar tan solo una palabra.

El hijo reprendió a su padre intuyendo quizás un acto de vagancia en tan frugal corrección diciéndole:

-Papá, solo me has cambiado una palabra…

El padre, ni corto ni perezoso contestó lleno de razón:

-Hijo mio, si es la palabra correcta es mas que suficiente.

Más información – Delibes y lo que es trabajar

Foto – Asteroide Azul 283


Escribe un comentario