Goytisolo lee en Berlín textos de un libro aún inédito.

libros decada 50

A la escucha de las voces del mundo” es el título de la lectura que clausuró unas jornadas sobre el diálogo intercultural organizadas por el Instituto Cervantes de la capital alemana. Los textos que muestra Juan Gotyisolo son voces de otros y, según el propio autor, “políticamente incorrectos“.

En el primero de los fragmentos escuchamos la voz de un periodista servil que se humilla ante un tirano y le pide insistentemente disculpas.

El segundo le fue inspirado al escritos por un taxista de Madrid que le dijo que el problema de España radicaba en los Derechos Humanos, que “eran los culpables de que España se hubiese llenado de negros, moros y putas“. Con esta afirmación acabó, evidentemente, la ilusión de Goytisolo, que, por unos instantes, pensaba que era transportado por un taxista culto.

El tercer y último texto es una interpretación bastante peculiar del Génesis,en el que Eva pone en duda la expulsión del paraíso y la eternidad de Dios.

El autor de “Reivindicación del conde don Julián“, “Duelo en el Paraíso“, “Juan sin Tierra“, “La cuarentena“, “Coto vedado” o “Cogitus interruptus” comentó que una de las claves del diálogo con otras culturas está en asumir que toda cultura no es más que la suma de influencias externas que ha recibido detrás de la cual no hay ninguna esencia eterna, como pretenden algunos.

Goytisolo comentó, además, que a lo largo de su vida siempre había querido sumar nuevos elementos a su identidad y recordó como había vivido en París en un barrio de inmigrantes y que cuando éste se lleno de turcos decidió aprender su idioma (no hay más que recordar el comienzo de la siempre novedosa novela “Paisajes después de la batalla“).

En literatura, explicó Goytisolo, nunca ha hecho compromisos en busca del éxito comercial, pues nunca ha querido tener el mayor número de lectores, sino el mayor número de relectores.

Un autor, en definitiva, de difícil lectura a veces, pero de una indudable riqueza de culturas integradas.


Escribe un comentario