Google dedica su doodle al libro “La historia interminable”

La historia interminable doodle

Hoy día 1 de septiembre nos hemos topado con una nueva imagen en el buscador de Google, y es que esta página ha dedicado su doodle al libro escrito por Michael Ende, “La historia interminable”.

Esta novela de género fantástico, años después se convertiría en película, la cuál acercó a la obra a millones de niños que salieron encandilados tras verla pero que no hizo mucha gracia al propio autor del libro, el cuál la tildó de “gigantesco melodrama comercial a base de cursilería, peluche y plástico”. Tal fue el enfado y la decepción del mismo que posteriormente solicitó que lo retirasen de los créditos de la película.

Podríamos decir que “La historia interminable” es de esos libros de obligada lectura y a pesar de los años que han pasado de su publicación (1979) puede decirse que es más actual de lo que quisiéramos, ya que su protagonista sufre de ‘bullying’ en el colegio… Un tema muy candente que ha existido siempre, aunque no muchas veces antes se hablara.

La historia interminable - Michael Ende

Resumen del libro

La historia interminable

¿Qué es Fantasía? Fantasía es la Historia Interminable. ¿Dónde está escrita esa historia? En un libro de tapas color cobre. ¿Dónde está ese libro?Entonces estaba en el desván de un colegio… Estas son las tres preguntas que formulan los Pensadores Profundos, y las tres sencillas respuestas que reciben de Bastián. Pero para saber realmente lo que es Fantasia hay que leer ese, es decir, este libro. El que tienes en tus manos.

La Emperatriz Infantil está mortalmente enferma y su reino corre un grave peligro. La salvación depende de Atreyu, un valiente guerrero de la tribu de los pieles verdes, y Bastián, un niño tímido que lee con pasión un libro mágico. Mil aventuras les llevarán a reunirse y a conocer una fabulosa galería de personajes, y juntos dar forma a una de las grandes creaciones de la literatura de todos los tiempos.

Como veis, un libro muy apropiado para regalar a nuestros más pequeños… Aunque, luego seamos los mayores los que más disfrutemos de él.


Escribe un comentario