García Márquez y su exilio voluntario al jardín de su vivienda…

Foto de García Márquez haciendo el corte de manga

Para muchos escritores, la paz, la tranquilidad y el no ser molestados es algo totalemente necesario para poder llevar a cabo sus tareas de creación, por lo que tratan de establecer su despacho o habitación de escritura, lo más lejos posible del inevitable bullicio de sus propios hogares.

Algunos, como el gran Gabriel García Márquez, llevaron esta separación hasta tal extremo, que hicieron construir un refugio para sí mismos separado totalmente de la vivienda familiar… pero sin salir del terreno de la misma.

Y es que Gabo, se mandó hacer una especie de despacho en su propio jardín, gracias a lo cual podía pasar horas dedicado a la escritura sin sufrir las interrupciones habituales que suceden cuando se comparte casa.

García Márquez pasaba horas y horas allí metido y volvía al hogar cuando necesitaba repostar o descansar. Lo más gracioso de todo es la manera en que se refería a su propia familia cuando era preguntado al respecto de su separación voluntaria tan poco lejana. Esto era lo que decía:

“En la casa de enfrente vive una muchacha con dos hijos y son tan buenos que siempre me invitan a comer y a cenar”.

Más información – Delibes y lo que es trabajar

Foto – Blog de Jocassan

Fuente – Escribir es un tic (Francesco Piccolo)


Escribe un comentario