Fue una mujer la que construyó la primera biblioteca del mundo

This April 14, 2016, photo shows the courtyard of Al-Qarawiyyin mosque is pictured in Fez, Morocco. Founded 12 centuries ago by a pioneering woman, the al-Qarawiyyin library is wrapping up a careful restoration project and King Mohamed VI is expected to preside over the reopening. But authorities haven't decided whether the public will be able to view its treasured Islamic manuscripts, or whether that privilege will be limited to university researchers. (AP Photo/Samia Errazouki)

Aunque de todos es sabido que la primera la primera biblioteca que se creó fue en Alejandría en el siglo III a.C., ¿sabías que fue una mujer la que construyó la primera biblioteca del mundo casi mil años después? Sí, fue una mujer musulmana, concretamente, Fátima Al-Fihri, quien utilizó toda su parte de la herencia de su padre (era un comerciante muy rico e importante en la zona) para crear todo un centro de conocimiento que albergase una biblioteca, una universidad y una mezquita, y todo en un mismo lugar.

Ocurrió en el año 854 d.C y actualmente ha sido restaurada por la arquitecta Aziza Chaouni. Según la propia arquitecta, Fátima Al-Fihri rompió por entonces con el típico cliché machista y anticuado: ¿Cómo una mujer del siglo IX hereda esa gran cantidad de dinero, lo dona y además pasa gran parte de su vida supervisando la construcción de ese centro de conocimientos?

Fátima Al-Fihri, cuando planeó esta inmensa y cultural construcción no tenía en mente que dicho complejo fuese importante únicamente para Marruecos, sino que supusiera un gran avance para todo Oriente Medio.

Sala de lecturas de la biblioteca que se encuentra en la mezquita Al-Qarawiyyin de Fez, Marruecos, fotografiada el 14 de abril del 2016. La biblioteca, una de las más antiguas del mundo, ha sido remodelada y reabrirá sus puertas pronto. Pero no está claro si mantendrá su política de restringiri el acceso solo a académicos o si por primera vez dará acceso al público en general. (AP Photo/Samia Errazouki)

La arquitecta Aziza Chaouni, con doble nacionalidad marroquí-canadiense, empezó a restaurar esta biblioteca en 2012, a la cuál le une bastantes cosas: su bisabuelo estudiaba en esa biblioteca, ella creció en ese pueblo hasta los 18 años, pero nunca pudo entrar en ella porque no estaba abierta al público.

Dicha biblioteca conserva hoy más de 4000 libros, teniendo la mayoría de ellos 1200 años. Una de las “anécdotas” del proyecto de restauración, es que la arquitectura tuvo que lidiar con muchos comentarios sexistas porque no se entendía como  no habían elegido un arquitecto marroquí en vez de una mujer para esa labor. Según ella, lo más gratificante es que los habitantes de Fez puedan acudir a la biblioteca a estudiar, entre los que se encuentra su propio hijo.


Escribe un comentario