Franquiciando al murciélago en Batman Incorporated

Y no es que esté hablando de la franquicia Batman a nivel de marca que explotan los dueños de los derechos del mítico personaje, en este caso la DC, sino que la nueva colección nacida de la mente del genio escocés, es decir, Grant Morrison, se llama Batman Incorporated, y surge a raíz de las implicaciones que se cuentan en uno de los números de Batman y Robin, en el cual, el reaparecido Bruce Wayne hace una declaración ante toda la nación, admitiendo haber financiado a Batman durante décadas, aunque sin decir que ha sido (casi) siempre el que se escondía tras la capucha oscura. Además, aprovecha para anunciar que  la financiación se va a globalizar hasta el punto de que la sombra de su capa caiga sobre todo el mundo. Es decir, tenemos a Batman a un nivel mundial.

La mecánica es simple en su planteamiento, pero muy arriesgada, como suelen ser las ideas de Morrison no obstante. Wayne reparte trabajo entre sus discípulos, dejando a Dick y Damian como los defensores de Gotham, a Batwoman patrullando las calles de Inglaterra, y a Barbara Gordon vigilando la red de redes. Con todos los puestos cubiertos, Bruce se reserva la nueva tarea de llevar la infraestructura de Batman a los países donde haga falta, comenzando en el primer número por intentar entrenar a un Batman en Tokio, en un viaje en el que lleva una acompañante de lujo: Catwoman.

Acompañando a Morrison en esta neva colección, encontramos a Yanick Paquette en los dibujos, tras su paso por la colección de los Young X-Men, y a Michael Lacombe en las tintas. Dicho primer número cuenta con varias portadas, pero la que merece la pena de verdad es la que os pongo aquí arriba, obra de ese increíble artista que es J. H. Williams III.


Escribe un comentario