XXVIII Feria de Otoño del Libro Viejo y Antiguo en Madrid.

Los libros de mis tías y mi padre

Los libros de mis tías y mi padre

Como cada año desde hace ya 28 en estas fechas (29 de septiembre – 16 de octubre) está teniendo lugar la XXVIII Feria de Otoño del Libro Viejo y Antiguo en Madrid. La organiza la Asociación de Libreros de Viejo de Madrid (LIBRIS) y cuenta con el patrocinio de la Oficina de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid. Este año son 39 las librerías invitadas que colocan sus casetas en el céntrico paseo de Recoletos, en el tramo de la Calle Prim a la Plaza Colón.

El título que se ha escogido es El ideal de los cocineros, de T. Waps. Visitantes y nativos madrileños pueden admirar y adquirir libros para todos los monederos  y de todas las temáticas. Hay ediciones de bolsillo y de muy cuidadas encuadernaciones. Entre esas temáticas tenemos desde el más curioso libro infantil hasta las ediciones más raras y de época de autores del Siglo de Oro. ¿Y esos libros de la portada son de allí? No. Tienen más historia…

Pertenecen a mis tías y mi padre y desde luego son dignos de estar en la caseta de antigüedades más señeras, pero ya no tienen precio. Su valor sentimental no puede cuantificarse y menos todavía cuando los hemos disfrutado hijos, primos, sobrinos y nietos. La foto está tomada en su habitat de hace muchos años, un baúl pequeño, también ya sin valor por el tiempo de su madera. Y se mantienen dentro de él, en una habitación cerrada, de ambiente seco y oscuro. Lo rodean más baúles y cómodas centenarias, así que todo a su alrededor rezuma ese olor inconfundible de lo antiguo. El del papel sin duda es el más característico.

Así que también pueden considerarse joyas como las que están expuestas en la Feria. Como esos libros de fondo, de segunda mano o ya descatalogados, tan difíciles de encontrar. O esas ediciones especiales, o la amplia y muy cuidada selección de grabados, periódicos, revistas, tebeos (muchos preservados en fundas de plástico), mapas… Pero lo dicho, para mí no tienen precio ya.

Ah, y en la Feria, no hay excusas para no acercarse al Café Gijón o a su taberna a impregnarse más del ambiente de histórica reliquia literaria que se respira.

La Taberna del Gijón. Esquina calle Almirante.

La Taberna del Gijón. Esquina calle Almirante.

Así que no dudéis en ir a dar una vuelta. Encontraréis y sobre todo admiraréis libros incomparables. Este año obviamente están destacadas las obras de Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Pero todos conviven con todos.

En fin, que bibliófilos, investigadores, coleccionistas, aficionados, lectores de toda condición y curiosos estamos de enhorabuena. Y acabo con una pregunta: ¿también hay reliquias en vuestras bibliotecas?, ¿las conserváis?, ¿las heredasteis? Ojalá que sí.


2 comentarios

  1.   nurilau dijo

    Madre mía ¡Qué tesoros! tenéis en tu familia. Oye, me han dado ganas de pasarme por la Feria. Muy buena entrada.

    1. Muchas gracias. Y a ver si repetimos visita, que la última vez lo pasamos muy bien.

Escribe un comentario