Fallece Miguel Delibes a los 89 años

El escritor y académico ha muerto este viernes a las 7.00 horas en su casa de Valladolid, rodeado de sus seres queridos, según han informado a la agencia EFE fuentes familiares. La salud del Premio Cervantes, que desde el jueves estaba inconsciente, se había agravado drásticamente en las últimas horas. El rey Juan Carlos llamó a su domicilio el mismo jueves para interesarse por el escritor.

Miguel Delibes

Miguel Delibes nació el 17 de octubre de 1920 en Valladolid; tercero de los ocho hijos del matrimonio formado por Adolfo Delibes, profesor y director de la Escuela de Comercio de Valladolid, y María Setién, burgalesa de origen, estudió en el colegio de La Salle y posteriormente las carreras de Comercio, Derecho y Periodismo (Escuela Oficial de Madrid).

Su labor como prolífico novelista que llegaría a publicar más de 60 obras, se inicia con la obra ‘La sombra del ciprés es alargada’, que consigue en el año 1948, el prestigioso Premio Nadal. A partir de este momento, se centra en la publicación de obras como ‘Aún es de día’ (1949), ‘El camino’ (1950), ‘Mi idolatrado hijo Sisí’ (1953), ‘Diario de un cazador’ (1955) Premio Nacional de Literatura, ‘La hoja roja’ (1959), ‘Las ratas’ (1962), ‘Cinco horas con Mario’ (1966) -que sería llevada al teatro a partir de los 70-, ‘Parábola del náufrago’ (1969), ‘El príncipe destronado’ (1973) que se convirtió en la gran pantalla en ‘La guerra de papá’ bajo la dirección de Antonio Mercero, ‘Las guerras de nuestros antepasados’ (1975), adaptada al teatro en 1990, ‘Los santos inocentes’ (1981), llevada al cine por Mario Camus, ‘Señora de rojo sobre fondo gris’ (1991), ‘Coto de caza’ (1992) o ‘El Hereje’ (1999). En 1982 compartió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras con Gonzalo Torrente Ballester y en 1999 ganó el Premio Cervantes.

En su producción se puede ver reflejada una clara preferencia por su ciudad natal y por el campo castellano, cuya descripción aparece reflejada en muchas de sus obras, así como por la naturaleza y por la caza, otro de sus pasatiempos preferidos.

Sin la posibilidad de escribir desde finales de los años 90, Miguel Delibes daba su vida “por vivida” ya desde hace varios años, “no porque crea que ya lo he hecho todo en la vida, sino por el convencimiento de que ya no puedo hacer más”, explicaba.


3 comentarios

  1.   Ana B. dijo

    Se va el más grande y se va sin el más merecido Nobel que habrían tenido las letras europeas. Una pena.

  2.   Paula dijo

    Es una pena, pero con el hecho de que Delibes no tenga un Nobel no perdió Delibes; perdieron los Nobel.

  3. El Nobel espanol C.J. Cela no tenía ni idea de lo que era y Para que servia la literatura; manejaba explendidamente el idioma castellano pero, lo que es una visión del mundo propia le fallaba, de ahí que sus ultimas novelas tan solo son técnica admirable del idioma pero solo eso y, en cambio, Delibes, con prudencia y humildad, teniendo la misma capacidad, siempre tenía algo mas que decir; para que sino la literatura?

Escribe un comentario