Escritores de paso firme: Nerea Pallares y su ‘Sidecar’

Nerea Pallares

Los redactores de este blog somos conscientes de la cantidad de escritores en ciernes que nos leen e incluso nos piden algún consejo para llegar a publicar.

El mundo de la literatura es impredecible y no existe la fórmula para convertirse en escritor. Sin embargo, a veces damos con escritores noveles cuya trayectoria apunta a un futuro prometedor en las letras. Este el caso de la gallega Nerea Pallares.

Futuro prometedor, al menos para mi, no es ser un superventas y llenar páginas con entrevistas. En el mundo de las letras, como en el cine o la música, también hay ‘estrellas de un día’. El éxito, el triunfo en cualquier caso, es conseguir una trayectoria constante y de la que el artista se sienta orgulloso.

Con apenas 25 años Nerea Pallares lleva una trayectoria firme en la literatura. Desde muy pequeña supo que quería ser escritora y, tras licenciarse en Periodismo, obtener varios premios y haber sido becada en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores, este mes ve cumplido el sueño de todo escritor: ver su obra publicada.

La criatura se llama Sidecar, un pequeño libro de relatos publicado por Ediciones Oblicuas, con el que esta joven autora da un golpe sobre la mesa con una voz muy personal y una forma de narrar lo cotidiano muy particular.

Sidecar de Nerea Pallares

De una brevísima extensión, estos relatos, que a veces parecen ejercicios estéticos para que la autora haga gala de su fluida y poética prosa, te llevan al final de la lectura, sin que te des cuenta, a un estado que no esperas: sorpresa, miedo, horror, ternura, asco, inquietud…

Como esos bocados de la cocina moderna que en un primer momento parecen dulces pero tras masticar llegan otros sabores más potentes al paladar.

Y el canario, negro y amarillo y torpe, el canario que nunca aprendió a volar porque pasó su vida en una cárcel de acero, treinta por treinta centímetros, trescientas pesetas con bebedero, el maldito canario se acercaba obediente, saltando, zopenco, ya más pato que canario, y le picoteaba el dedo arrugado y blanco y conocido, el único conocido, claro; le picoteaba el dedo con mimo, legitimando su encierro, repugnante y meloso, aquel maldito canario con síndrome de Estocolmo.

Jaula para canarios (Sidecar)

Leí este libro de relatos en una tarde, pero es de esos libros que te gustan tener cerca porque te apetece releer algún pasaje. Como un libro de poemas, o una obra de teatro de Tennesse Williams.

Sin duda, lo que está claro, es que Sidecar es un libro altamente recomendable así como una excelente carta de presentación en el mundo literario del que Nerea Pallares se sentirá orgullosa cuando, pasados los años, alguien le recuerde sus comienzos.


Un comentario

  1.   Rosana dijo

    No todos los escritores noveles tienen tanta suerte como esta joven autora. Algunos, se conforman con la autopublicación, y otros, como la que escribe este comentario, con tener varios blogs, y expresarse en ellos.

Escribe un comentario