Escritores actuales que debes leer: Isaac Rosa

Isaac Rosa
Si ayer os hablaba de una nueva voz en la literatura infantil, hoy os vengo a presentar a un escritor “para adultos” que no os debéis perder: Isaac Rosa.

Nacido en Sevilla en 1974 ha obtenido prestigiosos premios a lo largo de su carrera, como el Premio Rómulo Gallegos 2005 por su novela El vano ayer o el VIII Premio Fundación José Manuel Lara con El país del miedo en 2009.

A finales de 2013 publicó su última novela, La habitación oscura, una novela original y extremadamente actual en la que muestra con precisión los estragos de la crisis económica en un grupo de jóvenes de su generación. Mezclando intriga, frustraciones, sexo, tecnología y una omnipresente habitación oscura, el autor nos lleva a lo más profundo de nuestro tiempo sin caer en ñoñerías ni pisar lugares comunes.

De su obra anterior me llamó la atención ¡Otra maldita novela sobre la guerra civil!, editada en 2007 por Seix Barral, pero que es en realidad una reedición ampliada de su primera novela, La malamemoria, publicada en 1999.

Me divertí muchísimo leyendo este libro y se lo recomiendo a cualquier persona que esté intentando abrirse paso en el mundo de la literatura, ya que el autor hace un análisis y crítica mordaz sobre su propia novela.

La premisa de la obra es que justo antes de reeditarse la novela, un astuto lector consigue robar el manuscrito, leerlo y dejar una serie de comentarios mordaces e hirientes sobre la historia, el estilo y las pretensiones del escritor, poniendo de relieve los fallos más típicos propios de un escritor amateur. Toda una lección sobre el oficio de escribir.

Además de su excelente obra literaria, Isaac Rosa es columnista habitual de Eldiario.es, colabora en Cadena Ser y en la revista mensual La Marea. Además recomiendo que sigáis su cuenta en twitter.

Os aseguro que su obra no os dejará indiferente.


Un comentario

  1.   jose Borjas dijo

    Soy un chico hondureño incursionando el mundo de la escritura , soñador e revolucionario soy la imagen viva de un pueblo sufrido pero lleno de dones. Soy dr un país subdesarrollo pero eso no significa que las personas lo sean

Escribe un comentario