Escritor condenado a muerte por la mafia napolitana

 

Que un libro no puede cambiar al mundo? Cierto, pero que algo puede hacer también es cierto.

Y para demostrarlo está el caso de Roberto Saviano, escritor de 29 años, quien se ha erigido como la nueva figura en la lucha contra al mafia en Italia.

Hace unos años que Saviano publicó un libro llamado Gomorra, en el que devela detalles de la mafia napolitana, de su modo de operación y de cómo está involucrada en prácticamente todos los negocios que se realizan en Nápoles.

Por haber escrito este libro de denuncia el escritor fue “condenado a muerte” por el clan Casalesi de la mafia. Aunque, según el autor lo que le duele a la mafia no es que se haya escrito el libro, sino la cantidad de lectores que ha tenido la obra, lectores que se identifican plenamente con el rechazo de las actividades criminales de la Camorra napolitana.

Gomorra lleva vendidos 1,2 millones de ejemplares, ha sido traducido a diversos idiomas y se está por estrenar la película basada en el libro.

Pero desde que publicó el libro, Roberto Saviano vive escondido, con permanente custodia policial, y el escritor ha debido reconocer que su realidad ha cambiado por completo debido al libro, y que su vida cotidiana a veces le resulta muy difícil.

Ahora, se investigan informes que indican que la mafia lo quiere muerto para antes de Navidad. 

Quizá ésta sea un batalla más en la lucha de la pluma contra la espada, batalla que pueden perder los escritores, pero no los libros, ya que éstos no pueden ser asesinados.


Un comentario

  1.   Marian dijo

    Yo escribi en mi blog un post en mi blog: http://marola77.wordpress.com/

    ¿Existe realmente la libertad de expresión?

    ¿Creéis que existe la verdadera libertad de expresión…?…Me refiero a esa libertad total de poder escribir o decir lo que uno piensa, siempre que habéis querido decir algo lo habéis hecho, siempre sin pensarlo habéis expuesto vuestro criterio….Yo creo en la libertad de expresión, creo que las personas tienen derecho a decir lo que sienten, lo que piensan, pero también creo que hay un límite impuesto para lo que quieres expresar. No creo que haya muchas personas que sean completamente libres para expresar, condenar o decir lo que realmente piensan. En este siglo y en el pasado hay eso que se llama interés, si INTERÉS, que lo podríamos llamar de muchas formas, porque eso es lo que nos veta a decir o hacer lo que queremos. Uno puede tener unas ideas y jamás las expondrá según en el ámbito social, académico, empresarial,etc. porque no le conviene, ahí está la palabra “conveniencia”. Muchas personas se tragan la forma de pensar, de ser, simplemente por conveniencia, son capaces hasta de admitir unas ideas que son totalmente contrarias a su personalidad, pero como dicen muchos, “hay que comer, hay que vivir”….y eso hace que la persona no sea quien es, piense de forma interesada.
    Pero, si nos ponemos a pensar en nuestro más intimo rincón del pensamiento, veremos que todos somos iguales, que depende en la situación que te encuentres harás lo mismo que los demás. Por presión, por dinero, por hambre, por trabajo. Todos tenemos un precio, y esa frase es cierta, todos tenemos un precio. Unos serán altos, otros más altos y otros menos, pero en un momento dado de la vida, todos nos venderíamos por algún motivo.
    Nadie es completamente libre, todos tenemos un lazo que en algún momento de la vida nos aprieta y al apretarnos nos hace cambiar de opinión, nos hace cambiar la forma de actuar o de pensar.
    Creo que la libertad de expresión es simplemente una utopía, algo que todos desearíamos pero que nadie conseguirá jamás.
    Espero vuestra libertad de expresión…….

Escribe un comentario