Era de esperar que ’50 sombras de Grey’ ganara el ‘National Book of The year’

El libro 50 sombras de Grey gana el National book of de year

En algún momento de su vida, E.L. James, desgraciadamente, escribió 50 sombras de Grey. Pensó que hacía falta una historia porno sobre un multimillonario sádico y una pazguata estudiante de literatura. Semejante esquema argumental le ha servido a la autora para ganar el National Book of the year , además de unos cuantos millones de libros. Pero esto era de esperar.

Como ha pasado desde siempre, en el mundo de las ventas de bestsellers sería casi imposible comprender como ha llegado esta escritora a vender 20 millones de ejemplares en todo el mundo. La idea ha calado como producto, que acompañado de una buena campaña de marketing ha conseguido engordar la pelota de nieve hasta arrasar en varios países. El libro se ha traducido a multitud de idiomas y se ha convertido en la novela británica más vendida de todos los tiempos.

Entre las claves de su éxito podríamos tener en cuenta una narrativa extremadamente fácil de leer, llena de diálogos, demasiados diálogos. Aunque las escenas sexuales no están mal descritas, no tienen nada que envidiar a cualquier libro pornográfico. Quizás parte del éxito también tiene que ver con el concepto de introducir el tema del sexo en una historia “romántica”. Aun así, los personajes no son creíbles y algunas de las escenas que se describen resultan bastante ridículas, llegando a rozar el surrealismo. Una obra que las editoriales han sabido introducir en un mercado de lectores que solo siguen una moda o corriente social, un producto de masas. El ejemplo perfecto de la cultura  mainstream contemporánea, agitado injustamente por el calentón de las redes sociales.

Si tenemos en cuenta que el National Book of the year es un galardón otorgado por la industria editorial británica y que en otras ocasiones se lo han llevado novelas que han impactado de la misma manera, era de esperar que lo ganara. Entre los anteriores ganadores tenemos títulos como  El Código Da Vinci (2005) de Dan Brown, Harry Potter y el príncipe mestizo (2006) de J.K. Rowling y El Diario de Bridget Jones (1998) de Helen Field.

Como conclusión, decir que era de espera que el libro que ha vendido mas ejemplares este año gane un premio que suele ser concedido a los más vendidos del año. Se trata de un ejemplo de los niveles a los que se mueve una industria editorial que puede conseguir vender cualquier libro. Incluso podemos sacar buenas conclusiones del asunto, ya que si se ha vendido este libro como churros, podemos considerar que cualquier cosa es posible en un mundo en el que cada vez hay más escritores y mejores.


Escribe un comentario