El webcomic no se desinfla

A raíz de una noticia aparecida en El Mundo hace menos de un par de semanas, en el que se profundizaba en el mundo del webcomic, he querido hacer lo propio resaltando los autores (y sus obras) comentadas en dicho artículo, y en algunos otros que no fueron mencionados.

Como punta de lanza, por llamarlo de alguna manera, se mostraba la tira Conejo Frustrado de Mike Bonales que al mismo tiempo andaba buscando financiación en Verkami para poder hacer una serie de animación… y lo ha conseguido tal y como se puede ver aquí. La verdad es que con una andadura más que longeva, la tira, premiada como Mejor Comic On line en el Expocomic 2010, publicada en papel por Dibbuks, bien merecía el éxito que está teniendo.

Otro que no le anda a la zaga es Iván Sarnago, del que os hablé hace bien poco como autor del cartel de las I Festival del Cómic de Burgos. Burgales él, Sarnago ha actualizado periódicamente la web de Quiero una chica de Serie B durante cinco años, y el éxito ha ido llegando como recompensa a la constancia. De un modo similar a Bonales, habrá una edición en papel de la mano de Aleta si no me equivoco y ahora a través de Verkami se busca financiación para editar dos tomos de 176 páginas cada uno que recopilan las tiras publicadas a lo largo de todo este tiempo.

Diábolo Ediciones publicó, a los pocos meses de empezar a existir, las tiras en papel de El joven Lovecraft, de José Oliver y Bartolo Torres. Yo la descubrí en sus comienzos y tengo que decir que no me sorprendió que acabara editada en papel, con un éxito más que considerable y ediciones en otros países.

José Fonollosa también se dio a conocer con Guia Gatuna, que acabó teniendo su versión en papel con dos tomos llamados Miau y Más Miau, editados por Dolmen. Además, eso le ha abierto el camino para crear parodias para dicha editorial como Los Muertos Revivientes.

Más allá podría estar nombrando webcomics como La Guarida del Leviatan, Islamundo o propuestas como las de Sentinel Studio donde he de destacar especialmente a Fantasy West. Aún así me seguiría dejando muchos talentos en el tintero, pero el resumen que se puede extraer de esto es que la persistencia y el talento en los webcomics acaba dando su fruto porque las editoriales saben que una tira cómica en internet con muchos seguidores se puede convertir en una edición con muchas ventas. Y cuando digo se puede no quiere decir que deba ser así, que no estamos hablando de matemáticas.

Fuente: El Mundo.


Escribe un comentario