El tiempo no pasa para Fray Luis de León

fray-luis-de-leon

A veces uno hace como si algo no hubiera ocurrido en un intento por apartar de la memoria algún tipo de capítulo desagradable, doloroso o injusto que se ha vivido.

Esto es lo que debió de pensar Fray Luis de León el primer día de clase en la Universidad tras haber salido de presidio.

La historia es la siguiente:

Resulta que el monje, profesor en una de las facultades fue encarcelado por la traducción de unos textos religiosos que al parecer no contaba con el visto bueno de las altas esferas eclesiásticas lo que dio con sus huesos en la cárcel.

Allí pasó cinco largos años a la espera de noticias y de un juicio justo que le permitiese volver a salir en libertad, algo que finalmente logró tras ser absuelto después de un lustro de permanecer en el calabozo.

Tal vez por eso, tratando de apartar ese injusto lapso de tiempo de la realidad, no tuvo mejor idea que empezar la clase como siempre lo había hecho y por ello, pese a que hacía cinco años de la última vez que había impartido lecciones universitarias sus alumnos pudieron escuchar su clásico comienzo:

“Como decíamos ayer…”

Más información – Anécdotas literarias, entre la ficción y la historia


Escribe un comentario