El temido síndrome del folio en blanco

Escritura

Creo no equivocarme demasiado si digo y casi afirmo que todos los escritores, de todos los tiempos, han sufrido el temido síndrome del folio en blanco. La inspiración, como dijo Picasso, “existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, y si esto no sucede pueden pasar los días e incluso las semanas en la que no escribimos ni una sola palabra, y si se hace, es para escribirla y borrarla acto seguido.

Es entonces, cuando algunos escritores recurren a la escritura automática, la cuál es un método literario que empezó en Francia de la mano de escritores surrealistas en el siglo XIX. Esta técnica no es otra cosa que empezar a escribir pensamientos e ideas en ese folio en blanco aunque no tengan mucha relación entre ellas y en principio pueda parecer un verdadero desorden y caos literario. Con este acto lo que se consigue es romper con la presión y frustración de tener el folio en blanco y facilitar esas ideas que aunque a priori no nos sirvan de mucho dado su desorden, nos van facilitando los recursos literarios y la inspiración para unir ideas o darles un sentido coherente a todas ellas.

Esta técnica, actualmente se le conoce como “Estrategia de la inspiración“. No debemos olvidar que al sacar ideas irracionales y según nos llegan a la cabeza, estamos dando voz al inconsciente, el cuál suele ser la parte creativa de toda obra, en este caso de la literaria.

Escritor

Si eres escritor y se te esfumó la musa (hay musas muy traicioneras que van y vienen a su antojo), puedes probar empezando por esta técnica. Quizás no sea muy de tu agrado si eres de los que piensan que el proceso de escribir es algo más que usar técnicas para elaborar cuántos más escritos mejor, pero puede ser el principio del proceso creativo que necesitas.

Y si eres como yo, que sólo la tristeza promueve dichos escritos, mejor dedicarse a otra cosa y ser feliz, que ser un gran escritor triste y deprimido.


4 comentarios

  1.   Sabrina Farías dijo

    Practico con la tristeza y con la escritura automática, ordeno las ideas y a veces sirve, depende del esfuerzo

    1.    Carmen Guillén dijo

      Exacto Sabrina, a veces sirve… Gracias por tu comentario!

      Un saludo!

  2.   Jaime Gil de Biedma dijo

    uno no se propone decir, sino hacer. A uno pueden quedarle cosas que decir, pero no cosas que hacer

    1.    Carmen Guillén dijo

      Jaime, gracias por tu aportación. Saludos.

Escribe un comentario