El poder curativo de los libros

Menelik II

Lo cierto es que hay libros que curan.

Pueden ser los libros que alimentan el espíritu (sean libros espirituales en sí u obras literarias muy elevadas) o los libros en los que se habla sobre medicina y remedios para ciertos dolores. Sin duda ambos nos ayudarán a mejorar de nuestros males, uno en el plano psicológico y otro en el plano físico. Sin embargo algo comparten: lo que cura es el contenido de sus palabras pero no el propio libro en sí.

Esto no lo debía de saber Menelik II, fundador de la moderna Etiopía, que confiaba en el poder sagrado de La Biblia, no por lo que contenía sino por el objeto físico que era en sí.

Se cuenta que este rey, cuando se encontraba mal se comía algunas páginas de esa obra esperando que le curasen… y debía de funcionar a tenor de la cantidad de veces que llevaba a cabo esta excentricidad. Sin embargo… en 1913, durante una crisis cardíaca… el monarca se tragó un capítulo entero del (curiosamente) “Libro de los Reyes”, y acabó muriendo en su propio lecho.

Se ve que La Biblia no era el remedio que necesitaba.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Revista en red

Fuente – Hamyguito


Escribe un comentario