El personaje: Sanosuke Sagara

Sanosuke Sagara es uno de aquellos personajes secundarios que enseguida se hacen con la simpatía del público. En su caso ocurrió en Rurôni Kenshin, obra emitida en versión animada por Canal + en nuestro país a finales de los noventa como El guerrero samurái y editada en forma de manga por Glénat, que desde hace un tiempo está volviendo a publicar esta vez sí en el sentido de lectura oriental, traducida del japonés y en su edición definitiva o kanzenban, con algunas páginas en color. Pero hoy no estamos hablando de las bondades de la serie, sino de uno de sus personajes, enemigo del protagonista Kenshin en los inicios de la historia pero rápidamente reconvertido en fiel amigo y aliado del ex asesino.

"Sano" para los amigos

El ideograma de la espalda de su chaqueta es el de “Mal”, pero tras una coraza de granuja, pendenciero y violento luchador de artes marciales más inclinado hacia las peleas callejeras que hacia los combates restringidos por códigos de honor se esconde un buen hombre con el que siempre se puede contar.

Sanosuke tiene una triste historia que le ha convertido en lo que es, tanto para lo bueno como para lo malo, y es un maestro de la espada gigante zanbatô, aunque luego se decide por la lucha cuerpo a cuerpo. Al más puro estilo Dragon Ball, por desgracia llega un momento en el que no es rival para los enemigos de Kenshin y poco puede hacer para ayudarle, pero su presencia tampoco va nada mal. Además, es el protagonista de muchos de los momentos de relax en los que el autor, Nobuhiro Watsuki, se permite añadir gags humorísticos en una historia básicamente dramática.


Escribe un comentario