El personaje: Keitarô Urashima

Hoy vamos a hablar del entrañable Keitarô Urashima, el protagonista del harem manga (manga protagonizado normalmente por un chico rodeado de chicas, subgénero del shônen) Love Hina, de Ken Akamatsu. Es el típico personaje bobalicón que, no sabemos muy bien por qué, acaba despertando nuestra simpatía y ganándose nuestro corazón.

Cuando empieza la historia es un simple estudiante que intenta entrar en la Tôdai (la Universidad de Tokio) para cumplir la promesa que le hizo a una niña cuando era pequeño (quién es esta niña es el núcleo del manga), y sabemos que no se le da muy bien y que tiene que esforzarse mucho para intentar acceder a la soñada universidad, misión en la que ya ha fracasado dos veces. Podemos identificarnos con ese sentimiento, pero es que Keitarô es un auténtico desastre de persona.

Rodeado de chicas con quien comparte estancia en el balneario Hinata, es tan malo estudiando como bueno metiéndose en líos provocados por malentendidos, casi siempre de carácter “erótico-festivo”, que nunca es capaz de solucionar. Y con quien tiene más problemas es precisamente con la chica de la que se enamora, Naru Narusegawa, que también está más predispuesta que nadie a arrearle ante la mínima duda.

Estas peleas son la gracia de esta divertidísima comedia romántica, pero a medida que la obra avanza vemos como Keitarô evoluciona como persona, es un poco menos desastre y las chicas, aunque siguen considerándole equivocadamente un pervertido, demuestran no sólo que no podrían vivir sin él (y no porque sea el encargado de la residencia, sino por su simple compañía y por la diversión que les representa meterse con él), sino que todas desarrollan hacia él un sentimiento romántico, cada una de su particular forma.

Todo esto no funcionaría (o derivaría en un tipo de manga, directamente para adultos por lo menos) si Keitarô no fuera tan tontorrón, despistado e inocente. Un gran acierto por parte del maestro Akamatsu como constructor de personajes, tanto en su caso como en el de las chicas.


Escribe un comentario