El origen de “El Coronel no tiene quien le escriba”

el-coronel-no-tiene-quien-l

Como todos saben, las vivencias personales son las que marcan a los escritores y muchas veces éstas son las que contienen el germen necesario para el posterior desarrollo de una novela que muchas veces se convierte en uno de los iconos de la obra de alguno de ellos.

Ese es el caso de Gabriel García Márquez.

Gabo, fue corresponsal en París y ciertamente lo pasó mal los primeros meses de su estancia en el país galo ya que conocía a poca gente y echaba de menos a los suyos.

Ello motivaba que constantemente bajase a la recepción de la residencia en la que se hospedaba para preguntar a la dueña de la misma si había llegado alguna carta para él.

Día tras día Gabo bajaba por ese motivo, y la buena hostelera le hacía saber que no.

Con amabilidad y con la idea de ahorrar unos pasos de más cada día al bueno de García Márquez, la responsable de la residencia comenzó a negar con la cabeza al escritor cada vez que lo veía descender con cara de interrogación por las escaleras. De ese modo, Gabo se daba la vuelta y se iba sin necesidad de bajar hasta abajo del todo para obtener la negativa y tan temida respuesta de ausencia de correo.

Esto marcó tanto al escritor que de ahí surgió su novela “El Coronel no tiene quien le escriba”…


Escribe un comentario