El novelista español Eduardo Mendicutti pide un uso más arriesgado del lenguaje en la literatura

Eduardo Mendicutti es un novelista español, nacido en Sanlúcar de Barrameda en 1972, y licenciado en periodismo. Ha desempeñado la función de colaborador y columnista en diversos medios, entre ellos el prestigioso periódico El Mundo.

Entre sus obras destacan El salto del ángel (1985); Siete contra Georgia (1987), en la que siete personajes envían cintas grabadas al gobernador de Georgia (Estados Unidos), dando testimonio con lujo de detalles de sus experiencias, en irónico desafío a las leyes que reprimen la homosexualidad; Una mala noche la tiene cualquiera (1988), que muestra las angustias de un travesti el día del intento de golpe de estado de Tejero; Tiempos mejores (1989); Última conversación (1991); El palomo cojo (1991) —llevada al cine por Jaime de Armiñán en 1994; Los novios búlgaros (1993); Fuego de marzo (1995); Yo no tengo la culpa de haber nacido tan sexy (1997); El beso del cosaco (2000); El ángel descuidado (2002); y Duelo en Marilyn City (2003). Además publicó el relato breve Una caricia para Rebeca Soler.

Mendicutti ha confesado a los periodistas que la tendencia de usar un lenguaje más arriesgado en comparación con los demás escritores no le puede ser beneficioso, ya que hoy en día no se apuesta por la literatura de antes. Asegura que le había hecho temer por el destino de su último libro, “Ganas de hablar“, que “se aleja mucho” de la mayoría de las novelas que se publican ahora.

No obstante, los lectores “han entrado muy bien” en un relato que le ha exigido superar dos retos: contar la historia del Cigala, el manicura de pueblo de 72 años que protagoniza la novela, con una sola voz, a través de la que se muestra el mundo y se escuchan la del resto de los personajes, y recrear el lenguaje popular andaluz.

Y ese tipo de esfuerzos y de riesgos parece que no se corren tanto ahora en la literatura española“, ha añadido el novelista. También ha defendido su mundo de ficción, “donde puede entrar cualquiera“, aunque traten temas como la homosexualidad.

Uno espera reflejar el mundo en sus novelas y que cualquier tipo de lector descubra el mundo conmigo y lo comparta, sin ninguna prevención“, ha subrayado. Según él, ha intentado no caer en los estereotipos que, a su modo de ver, han ido siempre ligados a los homosexuales en la literatura: el del “absolutamente inadaptado social” o el del “atormentado e incluso denigrado“, sobre los que se han ido cargando “todos los prejuicios“.

Las obras de Mendicutti han ido trazando, desde distintos aspectos, una auténtica “crónica ética” de un mundo marginal, pero que convive con todos nosotros sin que de él conozcamos de la misa la mitad. El humor sobre todo en Los novios búlgaros, matices agridulces -casi negro, diría yo-, tal vez porque es el humor de un hombre que prefiere comprender a juzgar.

También cabe destacar que dos de las obras del escritor sanluqueño, “El palomo cojo” y “Los novios búlgaros“, han sido llevadas al cine y han dado lugar a dos películas de bastante calidad.


Categorías

Escritores

kafkowski

Mi nombre es Kafkowski (debido a una mezcla de los nombres de mis dos escritores favoritos: Kafka y Bukowski). Tengo más de dos... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   lolita dijo

    mendicutti es lo más guapo que madre ha pario

Escribe un comentario