El lonely planet de los comics

Ruta 22

Vamos con una propuesta diferente, ahora que se acerca el veranito y el buen tiempo, es época para desempolvar nuestra mochila del tío Matt el viajero y prepararnos para irnos de viaje. Pues para los aficionados del cómic que quieran hacerse una escapadita de fin de semana o para algún puentecillo hay va nuestra recomendación.

Bruselas, la ciudad del cómic, bien es sabido que Spain is different, y en lo que respecta a la opinión sobre los comics también somos diferentes de nuestros vecinos europeos. Si bien aquí el cómic es una afición minoritaria e incluso mal vista por ciertas personas cortas de miras (esperemos que eso vaya cambiando), en en países como Francia o Belgica, hay una gran tradición y respeto por los comics.

En Bruselas por ejemplo, se encuentra el Centro Belga del Cómic, alojado en un edificio Art Nouveau que cuenta con exposiciones y muestras de autores belgas de todos los tiempos, donde te enseñan el proceso de la creación de un cómic desde los primeros bocetos y diseños de los personajes hasta la página final ya impresa. Obviamente la estrella del museo es Hergé y su obra Tintín (que por cierto está de cumpleaños, 75 añitos que tiene el mozo), del que hay una estatua de bronce a la entrada del museo que tiene la nariz brillante y pulida debido a que todo el que entra al museo además de hacerse una foto con el le toca la nariz. Otros cómics famosos que se pueden encontrar en el museo son Lucky Luke, los pitufos o el pequeño Spirou.

Otro atractivo que tiene Bruselas para los aficionados a los cómics es “la ruta del comic”, esta ruta que aparece en las guías de viaje te permitirá conocer la ciudad de una forma mucho más original. En esta ruta lo que iras haciendo es ir viendo los diversos murales que decoran ciertas fachadas de la ciudad (cosa que no me imagino posible aquí en España, serían tachadas de graffitis o pintadas y posiblemente borradas multando a los autores o abandonadas a su suerte).

Con este recorrido siguiendo los murales y las estatuas que hay colocadas por toda la ciudad, podremos ver los otros atractivos turísticos más famosos (como el famoso y chiquitín niño meón o la Grande Place) mientras damos un paseo buscando esos impresionantes dibujos que decoran las paredes de los edificios. Las paradas para degustar la típica cerveza belga o sus deliciosos chocolates son opcionales pero recomendables para hacer de la ruta del cómic un paseo aun más recomendable.

Así que si alguien aun no sabe donde ir de vacaciones o donde escaparse un fin de semana, quizá le sirva de ayuda.

Ruta del comic 2


Escribe un comentario