El libro electrónico y la literatura multimedia

Libro electrónico

No deja de ser divertido ver como a lo largo de la historia se repite siempre el mismo patrón: surge un invento e inmediatamente se piensa que algo dejará de existir gracias al avance. Pasó con la escritura y la oratoria, pasó con la fotografía y la pintura, pasó con el cine y el teatro y ahora pasa con el libro electrónico y el libro en papel.

Todos hablan del avance y las ventajas que suponen este nuevo formato llamado a acabar con los libros tal y como hoy lo conocemos en formato códice, surgido en la época del Imperio Romano para hacer circular libros prohibidos. Pero… ¿estamos enfocando bien esta transformación?

Planteo esta reflexión porque parece ser que tanto lectores como creadores e incluso editores nos estamos quedando en las formas y no en el fondo.

¿Qué permite un libro electrónico además de las ventajas ya conocidas como reducción de costes, espacio y escaso impacto ambiental? Otra forma de crear. Estamos viendo el libro electrónico como una forma barata de editar una novela, pero aún son muy escasos las editoriales y autores que están creando en formato de libro electrónico, es decir, aprovechando los recursos digitales.

Estos recursos son fundamentalmente dos: multimedialidad e hipertextualidad. ¿Por qué no una historia en la que el lector/usuario tenga que navegar a través de unos enlaces o de unas imágenes? Cada lector tendría una experiencia realmente personal sobre la historia. También podríamos hablar de una novela en la que haya vídeos y sonidos. Ahora es posible un libro de poemas con un hermoso hilo musical de fondo.

El recurso lo tenemos, sólo falta desarrollar esta nueva forma de literatura. Sinceramente pienso que estamos en las puertas del surgir de un nuevo arte como lo fue en su  momento la fotografía o el cine.

¿Desaparecerá el libro en papel? Desde mi punto de vista, por supuesto que no. Cada formato encontrará su identidad y sus formas particulares de expresión.

Y aunque es un razonamiento muy manido para defender su pervivencia, el teatro y la pintura no han desaparecido a pesar de la fotografía y el cine.


Escribe un comentario