El legado de Josep Janés

Josep-Janes

Cataluña no solo ha sido tierra de grandes escritores, sino además ha sido tierra de grandes editores que estuvieron detrás del éxito de lo que se llamó “La Escuela de Barcelona” (Matute, Marsé, etc.). Uno de esos grandes editores, hoy casi desconocido, fue Josep Janés de quien se ha publicado recientemente una biografía titulada A dos tintas, a cargo del editor Josep Mengual.

Josep Janés fue un editor que comenzó en el mundo editorial desde muy pequeño cuando ya con 16 años trabajaba en la imprenta Favència, mientras editaba por su propia cuenta una revista de carácter político, Flama, embebida del espíritu de la Federación de Jóvenes Católicos de Cataluña. Ya en los 30 fue capaz de crear dos revistas de cierto peso local, Branques d’Olivera y Bandera, que lo acercarían, finalmente, a conocer al mismísimo Pere Calders, amigo del padre del que sería el periodista Avel·lí Artís-Gener “Tísner”. Sin embargo, el punto clave de su carrera fue la creación en 1932 del diario Avui que, aunque no sobreviviera más de un año, consiguió colocarlo a él en lo más alto del mundo editorial barcelonés de aquel entonces.

La biografía de Mengual nos muestra un personaje complejo: ligado al catalanismo democristiano de Unión Democrática de Cataluña y la Lliga, con amigos en Falange, pero que llegó a ser el director de Amic, una revista cultural dirigida a los combatientes republicanos, financiada por la Generalitat presidida por Lluís Companys. Católico ferviente pero defensor a ultranza de la República, fue uno de esos personajes que, tristemente, quedó “entre dos fuegos” (como el democristiano Carrasco i Formiguera, por ejemplo, fusilado por el ejército franquista en Burgos). Buena parte de sus amistades se forjaron a base de ayudar a represaliados políticos de ambos bandos encargándoles traducciones o pagándoles obras que después, en muchas ocasiones, no eran publicadas. Al terminar la guerra, se exilió en Francia por unos pocos meses, pero, por consejo de su íntimo amigo, el poeta Eugeni D’Ors, volvió a España, donde le ocurre un extraño y oscuro suceso en el que, al parecer, estuvo condenado a muerte en la Prisión Modelo de Barcelona, de la cual sale gracias a unos textos en los que afirma reconocer los errores de la República y las bondades del régimen franquista. Una vez fuera, retomó su actividad editorial, primero de mano de Yunque de Fèlix Ros, y después en Madrid con Emporio, creada junto con D’Ors.

Josep Janés, a pesar de haber editado a Baroja, incluso a Camilo José Cela y a José Goytisolo, entre muchísimos autores extranjeros y españoles, no pudo competir contra Destino y Planeta, ni aún creando su propio Premio de Primera Novela. Esto, y su vida política, llevó a que su figura terminara bastante olvidada y que hoy en día no esté reciba caso ningún homenaje institucional -lamenta su biógrafo-, más allá de la presentación de esta biografía en la Biblioteca Sagrada Familia.

Más información – Jon Lee Anderson, Phillip Blom y Carme Riera, ganadores del IX Premio Terenci Moix

Foto – Ayuntamiento de Barcelona – Distrito del Eixample

Fuente – El País (Cataluña)


Categorías

Biografía

Silvia Serret

Licenciada en Filología Hispánica y apasionada por las letras. Mi deporte favorito: contar al mundo mis impresiones acerca de todo. Mi vicio:... Ver perfil ›

Escribe un comentario