El lado psicópata de Oscar Wilde

Oscar Wilde

A Oscar Wilde le obsesionaba la manía de la gente de no escuchar cuando se hablaba con ellos (aunque como os contamos le daba igual, a él le encantaba escucharse pese a que haya llegado a afirmar que “soy tan inteligente que a veces hablo durante horas y no entiendo nada de lo que he dicho”).

El caso es que el escritor estaba convencido de ello: la gente iba a lo suyo y poco le importaba lo que le contase el interlocutor de turno. Para refrendar sus palabras solía contar las siguiente anécdota.

Cierto día Wilde llegó más tarde de lo previsto a una fiesta a la que tenía que acudir y no se le ocurrió otra cosa que poner a prueba la atención de la anfitriona.

Cuando llegó y esta le recibió, el escritor se disculpó y afirmó haber llegado tarde porque “había tenido que enterrar a una tía suya a la que acababa de matar”.

Lo cierto es que la anfitriona no aprobó el examen de atención pero sí proporcionó a Wilde una buena anécdota que apoyaba su teses cuando contestó:

-No se preocupe, lo importante es que haya venido.

Más información – Delibes y lo que es trabajar

Foto – Grandes cuentistas del mundo


2 comentarios

  1.   morfeo de gea dijo

    Si quieren conocer la mente de un verdadero psicópata solo conozcan a “Morféo” de “detrasdeloaparente”. Es impresionantes la locura de esa mente.

    1.    Yadira dijo

      Hola morfeo me encantaria conocer mas sobre tu analisis, espero tu respuesta. Yadira.

Escribe un comentario