“El juego de los abalorios” o la integración del todo…

Paisaje dibujado por Hermann Hesse

En esta obra de Hermann Hesse, “El juego de los abalorios” nos encontramos con el anhelo del propio autor de encontrar la manera de integrar el todo en un simple algo, en esta ocasión un juego, en el que caben los conocimientos científicos, culturales, musicales y de todo tipo ya que todo puede ser traducido al lenguaje de este juego.

La novela, que está situada temporalente en el lejanísimo año 2.400 se desarrolla en Castalia, la gran fuente del conocimiento, y cuna del mentado juego, en la que solo se entra por selección, algo que se lleva a cabo mediante un meticuloso seguimiento de todos los niños para descubrir a aquellos talentos excepcionales que merecen dicho honor.

Castalia, no obstante se está acomodando demasiado en su elitista y ficticio mundo y supone un gasto cuantioso para el estado lo que lleva al protagonista de la obra a reflexionar sobre la legitimidad de dicho lugar así como de sus normas y a contrastar su experiencia con gente del “mundo real”, especialmente con aquellos que acuden como oyentes a Castalia pero que tienen vida fuera de allí, entre los cuales encontrará a su verdadero contrapunto, algo que le marcará de por vida y que estará siempre ligado a su destino…

Más información – “Siddhartha”, de Herman Hesse

Foto – ABC


Escribe un comentario