El humor en la literatura, esa difícil pareja

Tenemos tendencia a menospreciar la comedia, ya sea en el cine, la televisión, el teatro o la literatura. Lo cierto es que es el género más difícil ya que hacer reír al otro es una las misiones más complicadas que existen.

Quienes defienden la comedia como género más meritorio que el drama, siempre comentan que uno de los actores más grandes del cine, Marlon Brando, no encajaba bien en la comedia. Sin embargo, el gran Jack Lemmon era insuperable tanto en comedia como en drama. Pensamos que hacernos llorar es difícil. El anuncio de la lotería de navidad de este año prueba que la fórmula para provocarnos la lágrima es bien conocida.

La literatura y el humor son dos conceptos que dicen que casan mal y, por muy buena que sea una obra escrita con humor, esta se cataloga inmediatamente dentro de la literatura ligera, incluso mala, poco meritoria.

Cabe decir que una de las obras cumbres de la literatura es una obra llena de humor: Don Quijote de la Mancha. Mi profesor de literatura del instituto decía que si veía a alguien en un parque riéndose con un libro en la mano seguro que estaba leyendo el Quijote.

Jack Lemmon

El gran actor Jack Lemmon destacaba en comedia y drama

Los que nos hemos tenido que leer obligados en el instituto esta obra seguro que no nos hizo mucha gracia, pero si la lees sin presiones, adentrándote en ella, es una obra con la que te ríes. Es disparatada, ingeniosa, llena ironía y situaciones absurdas. Yo la releí con 23 años y puedo asegurar que me reí leyendo.

El siglo XVIII y XIX está llena de obras desconocidas con marcado carácter humorístico, satírico y de burla. Recuerdo catalogar obras como Crotalogía, arte y ciencia de tocar las castañuelas donde se aseguraba que una de las primeras reglas para tocar las castañuelas es que no se puede tocar y no tocar a la vez. Esta obra está digitalizada, por lo que si introducís el título en algún buscador llegaréis a ella.

En el siglo XX y ya de forma reciente, encontramos al autor alemán David Safier con su Maldito Karma, una obra delirante, imaginativa, en la que hace una alarde de todo su saber hacer como guionista. Una obra recomendable para pasar un rato agradable y reírse.

Por último, no puedo cerrar este post sin mencionar a Eduardo Mendoza, cuya obra se podría decir, en el mejor sentido del término, que es un cachondeo llena de situaciones absurdas y pobladas de personajes surrealistas. O Elvira Lindo, que con su Manolito Gafotas ha hecho reír a niños y adultos.

Y hoy me aventuro a lanzar una pregunta: ¿qué obras os han hecho reír?


8 comentarios

  1.   Consuelo dijo

    “Maldito karma”, es delirante y divertido, disfruté tanto leyendo y compartiendo con amigas que cada vez que surge o me viene a la memoria, aparece de nuevo la sonrisa espontáneamente.

    1.    María Ibáñez dijo

      Hola Consuelo 🙂
      Yo también me reí muchísimo y me río recordando algunas escenas, aunque recuerdo que una amiga que también la había leído me dijo que le pareció una obra estúpida.
      Supongo que hay que saber qué se tiene en las manos y valorarlo en su justa medida, y esta es una novela para reírte.

      Gracias por tu comentario 🙂

  2.   leandro dijo

    El gran Osvaldo Soriano o Roberto Fontanarrosa hicieron humor de gran altura. Conocerlos es un deber para cualwuier hispano parlante o leyente.

    1.    María Ibáñez dijo

      Hola Leandro 🙂
      Gracias por tu aportación. A Osvaldo Soriano reconozco con rubor que no le conocía pero a Fontanarrosa sí ya que asistí a una obra de teatro en la que utilizaron sus textos como monólogos y fue realmente divertido.
      Yo diría que las letras hispanas en general están llenas de autores con obras llenas de humor e ironía. Monterroso o Sorrentino tienen relatos y microrrelatos que usan el humor de una forma muy fina.

  3.   Leonardo Castro dijo

    Creo que aunque de otra lengua las novelas de jorge Amado como doña Flor…y Tieta de Agreste con un delicioso erotismo

    1.    María Ibáñez dijo

      Hola Leonardo,
      No los conocía. Tomo nota. Gracias por tu aportación 🙂

  4.   Marta dijo

    Me acuerdo de reírme mucho con “Sin noticias de Gurb” de Mendoza, y con “Wilt” de Tom Sharpe, y de eso hace años. Y con lo último que he reído hasta llorar ha sido “Cómo no ser una drama mama” de Amaya Ascunce, que si no la conoceis tiene un blog http://www.comonoserunadramamama.com/ que es divertidisimo
    Saludos
    http://www.comonoserunadramamama.com/

    1.    María Ibáñez dijo

      Hola Marta,
      Sí, yo también me reí muchísimo con ‘Wilt’. Tomo nota de este último, el título tiene buena pinta 🙂

      Gracias por tu aportación.

Escribe un comentario