El Hobbit de Peter Jackson

el-hobbit

Como ya sabréis, el afamado director de cine Peter Jackson está llevando a cabo la adaptación de la novela infantil El Hobbit de J.R.R. Tolkien, como ya hizo con El Señor de los Anillos. La adaptación no cuenta con muchos adeptos, a diferencia de su anterior trilogía, aun siendo del mismo director y estar ambientada en el mismo universo fantástico.

Esta adaptación está dividida en tres partes, a pesar de que el libro solo sea de aproximadamente 200 páginas, y tiene el evidente sello de Jackson: momentos épicos, una narración lenta y solemne y un enfoque que presta mucha atención a los grandes sucesos de la Tierra Media al final de la Tercera Edad (la invasión de Moria, el resurgir de Sauron, la alianza de elfos y enanos, etc.). Al final, la película pasa a ser más bien una película acerca de Thorin y la antesala a la Guerra del Anillo en vez de una acerca de Bilbo Bolsón y su viaje. El problema es que el libro original es, simplemente, la típica historia en el que un ser débil (Bilbo) es arrastrado a una gran aventura y termina volviendo a su casa hecho un héroe. La narración de Tolkien es ligerísima, tanto que en ella prescinde voluntariamente de utilizar el élfico o palabras muy específicas de su imaginario… ¡ni siquiera se nombra la Tierra Media como tal!

Se puede hacer una adaptación de una obra como El Hobbit, añadiéndole cosas (por ejemplo, los trozos en los que el Consejo del Anillo se reúne en Rivendell), pero no alterando su espíritu. Es una novela infantil que buscaba entretener a niños, cosa que Tolkien también hizo con Las Aventuras de Tom Bombadil o las cartas que les escribía a sus hijos y nietos cada Navidad y que después fueron editas póstumamente en Las cartas de Papá Noel. Lo que mata la adaptación de Jackson es justamente no saber capturar esa atmósfera y reemplazarla por la más grave y oscura de El Señor de los Anillos El Silmarillion, que posiblemente sea lo que a este director le gusta más del imaginario de Tolkien (y por ello no comenzó adaptando El Hobbit, a pesar de ser anterior a El Señor de los Anillos en tiempo y narración). En cambio, la adaptación de El Señor de los Anillos funciona perfectamente porque capta el tono de la obra perfectamente e, incluso, lo perfecciona al eliminar ciertos pasajes de la novela que desentonan bastante en la trama, como la aparición de Tom Bombadil en la primera mitad de La Comunidad del Anillo.

El futuro económico de la saga cinematográfica de El Hobbit está asegurado porque la franquicia tiene un peso enorme debido al éxito de la anterior trilogía, pero es muy probable que no quede en el recuerdo de los fans de Tolkien, a diferencia de la trilogía anterior.

Más información – Roverandom, otro cuento infantil de J. R. R. Tolkien

Fuente – Half in the Bag: The Hobbit – An Unexpected Journey

Foto – Cartel de la película


Escribe un comentario