El día que Lewis Carroll no calculó demasiado bien

Lewis Carroll

Lewis Carroll pasará a la historia como el creador de la famosísima obra “Alicia en el país de las maravillas” pero lo cierto es que su verdadera vocación era la de la enseñanza académica, lo que le permitía vivir holgadamente gracias a su puesto como catedrático en la universidad.

Lewis tenía varios manuales didácticos de los que estaba muy orgulloso aunque todo el mundo alababa tan solo el mentado cuento infantil (que realmente tiene poco de infantil…).

Tanto era así que en ocasiones debía de molestarle que la gente solo se fijase en esa obra dejando de lado las demás, lo que le llevó a un gran fallo de cálculo que ahora relataremos.

Resulta que la Reina Victoria de Inglaterra, era una gran seguidora de “Alicia en el país de las maravillas” y, queriendo leer otras cosas semejantes tuvo la idea de escribir al propio autor haciéndole saber que estaría encantada de leer más obras suyas.

Ciertamente Carroll no faltó a la petición en nada… pero no calculó demasiado bien qué era lo que en realidad le apetecía a la reina ya que en su siguiente misiva iba efectivamente acompañada de una obra suya dedicada a la reina… que resulto ser su “Compendio de geometría algebraica plana”.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Librería Atlántida


Escribe un comentario