El barbero que hablaba con Mark Twain

Mark Twain

Mark Twain alcanzó en vida una gran fama, lo que le permitió hacer bastante dinero con giras por Estados Unidos en las que daba conferencias sobre literatura y firmaba algunos de sus ejemplares a los oyentes que así lo solicitasen.

Cierto día, Twain llegó a una localidad y lo primero que hizo fue ir al barbero para que éste le adecentara de cara a la conferencia.

Twain comenzó a hablar con el barbero y le confesó que esa era la primera vez que pisaba dicha localidad, a lo que el barbero contestó que era un buen momento para hacerlo ya que el mismísimo Mark Twain tenía pensado dar una conferencia ese mismo día.

Twain, decidió divertirse un poco y no reveló su identidad.

El barbero continuó con su charla y preguntó a Twain si asistiría a dicho evento.

Twain dijo que posiblemente .

El barbero preguntó entonces si ya había comprado entrada.

Twain dijo que no.

El barbero dijo entonces apenado, que entonces lo llevaba crudo ya que hacía tiempo que se habían agotado y que por tanto le tocaría estar de pie durante la conferencia.

Twain que daba todas las conferencias de pie dijo burlonamente pero sin revelar quién era:

-Qué mala suerte tengo, ¡siempre tengo que estar de pie en las conferencias de ese tipo!

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Die Isami


Escribe un comentario