Efemérides literarias: nacimiento de Juan Ramón Jiménez

Retrato de Juan Ramón Jiménez

Una de las obras más destacadas de este año es Platero y yo del onubense Juan Ramón Jiménez. En 2014 se ha cumplido el centenario de la primera publicación de esta obra transversal para todos los públicos.

Siendo este el año de Platero, no podíamos dejar pasar el día de hoy sin hablar de su autor en la fecha en que se cumplen 133 años de su nacimiento.

Hoy he encontrado una serie de curiosidades sobre Juan Ramón Jiménez que bien merecen ser mencionadas.

Para empezar cabe señalar que nació el 23 de diciembre de 1881, a las doce de la noche, pero como la hora se prestaba a confusiones, él prefirió decir durante muchos años que su nacimiento se produjo el 24 de diciembre. Incluso hubo un tiempo en el que incluso llegó a decir que fue en Navidad.

Nació Moguer, Huelva, lugar que lo fue todo para él hasta el punto de llevar siempre una piedra de su pueblo en el bolsillo.

A su mujer, Zenobia Camprubí, la conoció en Madrid en 1913, pero bien podría haberla conocido antes en la Rábida, ya que la escritora vivió allí entre 1909 y 1910 mientras su padre realizaba unos trabajos de ingeniería.

Juan Ramón cayó rendido ante el tono agradable de la voz y la risa de Zenobia que escuchaba a escondidas tras las paredes de la Residencia de Estudiantes, donde tenía fama de hombre arisco y extraño. Zenobia fue el amor de su vida, una mujer adelantada a su tiempo a quien llamaban la ‘americanita’, ya que fue una de las primeras mujeres que condujo un coche por Madrid.

Sobre su carrera, la invitación a vivir en la Residencia de Estudiantes de Madrid significó su reconocimiento en los círculos culturales de Madrid.

Sobre Platero y yo, el libro que le ha llevado a la posteridad, cabe señalar que tuvo una primera edición como libro escolar con ‘pasta de florecitas y dibujos elementales’

Pequeñas curiosidades sobre el hombre que habló por primera vez en la literatura con cariño y respeto hacia un animal. Y sobre todo, hacia un animal que era y es tan denostado como el burro.


Escribe un comentario