Doris Lessing, en el punto de mira de los servicios secretos británicos

Doris Lessing

Desde hace unos años, irónicamente desde que comencé a morder la vicisitudes del desempleo, la precariedad y la inestabilidad laboral, uso agenda. Este año me decanté por La agenda de las mujeres… y los libros, de la editorial Horas y Horas.

Esta agenda, la mejor que he tenido, cuenta con información y fotografías muy interesantes sobre mujeres en el mundo del libro, la literatura, la prensa, etc. Este año lo abrían con Doris Lessing y sus bibliotecas en África, una escritora que estos días ocupa titulares en la prensa internacional.

Doris Lessing, nacida en Kermanshah (Irán) en 1919, hija de un militar británico, y criada hasta los 30 años en Rodesia del Sur, hoy actual Zimbabwe, es una escritora británica que se alzó en 2007 con el Premio Nobel de Literatura. Su obra más conocida es El cuaderno dorado (1962), que la convirtió además en icono de reivindicaciones feministas.

Estos días Doris Lessing es noticia porque unos documentos desclasificados del gobierno británico muestran como durante más de veinte años los servicios de espionaje de Reino Unido la tuvieron en su punto de mira.

Las razones por las que fue investigada durante dos décadas fueron su anticolonialismo y a su afinidad con el partido comunista.

El MI5, el servicio de contraespionaje que actúa en territorio británico, con la ayuda de la Policía Metropolitana de Londres, escuchó conversaciones telefónica, leyó el correo y vigiló a la escritora entre 1940 y 1956.

La investigación comienza cuando contrajo matrimonio en Zimbabwe con Gottfried Lessing, activista comunista y líder del “Left Book Club”, un club del libro dedicado a la literatura de izquierdas.

Ruinas de Gran Zimbabwe

Ruinas de Gran Zimbabwe

Por otro lado, su fuerte oposición al colonialismo era fruto de su infancia y adolescencia en África, estando totalmente en contra de las políticas racistas que ejercía el gobierno británico.

Tachada de radical, en el informe se leen frases como: “El colonialismo se ha convertido en su tema favorito. Es irresponsable en sus declaraciones, y ha llegado a decir que todo lo que es negro es maravilloso y que los hombres y las cosas blancas son despiadados.”

Durante buena parte de los cincuenta y sesenta residió en Londres donde estuvo muy implicada con los comunistas. En 1962 dejó el partido, mostrando más interés por temas africanos.

Años después entró a formar parte de una organización que se encargaba de proporcionar libros a las aldeas de Zimbabwe. Sobre esta labor y la necesidad de que las personas, todas las personas del mundo, tengan acceso a los libros, articuló su discurso cuando recibió el Nobel.

Pertenezco a una pequeña organización que se fundó con el propósito de abastecer de libros a las aldeas de Zimbabue. Nuestra pequeña organización conseguía libros de toda fuente posible, pero recordemos que un buen libro de bolsillo editado en Inglaterra costaba un salario mensual. Pero cada vez que llegue una caja de libros a una aldea se la recibirá con lágrimas de alegría. La biblioteca podrá ser una plancha de madera apoyada sobre ladrillos de un árbol. Y en el transcurso de una semana comenzarán a dictarse clases de alfabetización: las personas que saben leer enseñan a quienes no saben, una verdadera práctica cívica.

Un hermoso discurso que tituló Cómo no ganar el Premio Nobel y que confirmó a Doris Lessing como una de los grandes nombres en la lucha por la educación, la cultura y la justicia del siglo XX.

Razones más que suficientes para que el gobierno de un imperio la considerase un peligro y espiasen a esta luchadora escritora que falleció en noviembre de 2013.


Escribe un comentario