“Diario de un poeta recién casado”, la culminación del ideal poetico juanramoniano

Portada del libro "Diario de un poeta recién casado" e imagen de Juan Ramón Jiménez con su esposa Zenobia Camprubí

Estudiar la obra de Juan Ramón Jiménez no es otra cosa que seguir la evolución de una poética que culmina en “Diario de un recién casado” con lo que se denomina poesía desnuda, que no es otra cosa que el hallazgo de la palabra exacta, aquella que da el verdadero nombre de las cosas transmitiendo de esta manera su verdadera esencia mejor que ninguna otra. Nada de artificios, el arte del Juan Ramón ya los ha sobrepasado.

El trasfondo real del viaje a Nueva York con Zenobia Camprubí para contraer matrimonio sirve de eje para una obra en la que se aúnan los elementos propios de un libro de viajes y de un diario poético bastante íntimo. El viaje no solo es físico sino también interior, y la mística está presente en todas partes con muchos ecos a la concecpción espiritual hindú entre otras muchas cosas.

En muchos de los fragmentos aparecen las fechas de los momentos del viaje que motivaron su creación e incluso se nombran los lugares en los que se inspiraron. Las realidades externas a las que el poeta se enfrentan dictaminan muchos de sus sentimientos, y la realidad acaba por mezclarse con el mundo interior en una muestra de que la totalidad está presente en todo y de que todo lo existente es en el fondo la misma cosa.

El mar es el mayor símbolo de esta obra. Su inmensidad, su dinamismo, su constante cambio, su ir y venir, su libertad… todo eso impacta de manera brutal en la conciencia del poeta que elige el verso libre como forma métrica adecuada para expresar todo lo que siente y lo que ve alcanzando de esta manera la madurez tanto humana como estética y alejándose de las formas artificiales para desnudar la palabra y mostrar así la verdadera esencia del universo.

Más información – Biografía de Juan Ramón Jiménez

Foto – Madrid Teatro

Fuente – Oxford University Press


Escribe un comentario