‘Diario de los asesinos’, la recuperación de una publicación satírica

Tenemos tendencia a pensar que el humor es cosa del hombre moderno. Umberto Eco, en su célebre novela El nombre de la rosa, recogía una discusión entre los protagonistas sobre la seriedad y sentido del humor de Jesús.

Publicaciones satíricas como El mundo today o Mongolia no son fórmulas del siglo XXI, ni siquiera del siglo XX ni XIX. Los preliminares de El Quijote son toda una sátira de Cervantes a la costumbre odatoria de la época. Pero hoy vamos a hablar de una publicación satírica que sobrepasa a todas estas referencias: Diario de los asesinos.

Diario de los asesinos. Órgano oficial de acuchilladores y ladrones es la sorprendente publicación que nos ha llegado este 2015 con ilustraciones de Mario Rivière.

El Diario de los Asesinos es uno de los periódicos satíricos más salvajes de cuantos se hayan podido editar. Publicado en Lyon en 1884, sus redactores se ocultaban bajo el seudónimo de criminales como Troppman o Walder para relatar historias de estranguladores, acuchilladores y atracadores.

No sólo esto, además de las maniobras para el robo, el periódico también ofrecía consejos para asesinar, levantar monumentos en honor a criminales y ofertas de empleo para estranguladores, entre otros temas bien surrealistas.

La editorial La Felguera ha rescatado esta rareza de la literatura negra y las publicaciones periódicas en un solo libro aderezado con las ilustraciones del dibujante Mario Rivière.

Este dibujante, miembro de grupos punk como Muletrain o Silla Eléctrica, soñaba de niño con ser criminólogo y creció fascinado por publicaciones como el legendario periódico español El Caso y aceptó encantado el encargo, sumergiéndose en una investigación sobre los asesinos que debía ilustrar.

Guillotinas, dagas, asesinatos, asesinos y ladrones, todo un universo que el ilustrador ha conseguido recrear dando un aire a la ilustración entre actual pero con cierto aire a esas ilustraciones decimonónicas tan sombrías.

Una obra que incluso en la actualidad es una auténtica rareza y que yo encantada tendría en mi biblioteca personal.


Escribe un comentario